jueves, 18 de agosto de 2016

AUSTRALIA-SERBIA PEQUEÑA PREVIA DE LA SEMIFINAL OLÍMPICA


                   SERBIA-AUSTRALIA

       


Con buena parte de la atención centrada en el cuarto duelo consecutivo entre España y Estados Unidos centrémonos por un segundo en la otra semifinal, un Australia-Serbia que al menos en principio promete ser un duelo igualado y de carácter abierto y ofensivo. Por un lado una Australia que vive su cuarta semifinal olímpica y que llega a ella tras un torneo brillante y enfrente una Serbia que, debutante en unos juegos, alcanza su tercera semifinal consecutiva tras las del eurobasket y el mundial, confirmando la hoja de ruta que ya dejaba intuir en la previa: http://www.acb.com/campeonato_equipo.php?id=144.

PRECEDENTES: El único precedente olímpico, es el vivido en la primera fase de estos juegos y saldado con victoria australiana...aunque con un margen final más abultado de lo que el transcurso del partido indicaba. Fuera de los juegos, Serbia y Australia se midieron en la primera fase del mundial 2010 con una cómoda victoria para los de Ivkovic en un encuentro en el que el máximo realizador fue Milos Teodosic y en el que Pat Mills se quedo en su anotación más baja de ese torneo. Ampliando la busqueda a la Yugoslavia serbomontengrina, esta se impuso a Australia en las primeras fases de 1996 y 2000, en la primera de ellas con la curiosidad de ser el único partido en el que el actual seleccionador serbio Aleksandar Djordjevic se quedo sin anotar ni un solo punto. Y ya por rematar, Yugoslavia (aun unida) derrotaba a Australia en las semifinales de los juegos de Seul 88.

DINAMICAS: Sin duda uno de los aspectos interesantes del duelo. Australia, tras acabar la preparación con malas sensaciones (derrota ante Brasil por 29 puntos) ha dibujado un torneo extraordinario, contando la mayor parte de sus partidos por claras victorias ya no solo en el marcador sino en su idea de juego. En cambio, Serbia, que llega tras un preolímpico, ha regulado mucho más sus prestaciones completando un trayecto muy similar al ya vivido en 2014 y más teniendo en cuenta que en el eurobasket del año pasado su tono fue de más a menos. Como ahora, en aquel mundial de 2014 Serbia arrancaba con solo dos victorias en la primera fase (Túnez y Egipto entonces por Venezula y China) a cambio de tres derrotas (curiosamente en ambos casos perdiendo por un solo punto ante Francia), para luego desmelenarse en los cruces. Por momentos el tercer cuarto ante Croacia parecía acabar de cerrar el deja vu pero las dificultades para cerrar el partido poco tuvieron que ver con lo vivido entonces.

PAREJAS: Una de las cosas que más llama la atención de Australia, ha sido el cambio de planes de los de Lejmanis respeto a la preparación. Habían funcionado muy bien con Mills/Lisch como titulares lo que dejaba a Dellavedova mucha libertad en la segunda unidad y tampoco acababa de estar claro el funcionamiento de Baynes y Bogut juntos ...pero ambas cuestiones han funcionado a la perfección. Por lo demás, una vez comienzan los relevos, Australia parece buscar equilibrio exterior alternando a Lisch y Martin con sus dos grande referentes formando casi siempre una pareja equilibrada. Llama la atención el papel de Martin en los cuartos, un Martin que posee una estadistica asombrosa: ha sido seis veces el líder en recuperaciones de la liga australiana y otras dos veces el segundo mejor. A cambio Serbia puede igualar la configuración sin problemas. Tras un año tanto en club como en selección siendo el sexto hombre (cero titularidades hasta el partido de Usa incluyendo euroliga, vtb, preolímpico y juegos), Teodosic ha sido titular en busca de recuperar las sensaciones en su dedo. Junto a Milos, Serbia puede disponer a Markovic o Jovic o incluso a un Nedovic hasta ahora algo infrautilizado. Por dentro la pareja Jokic-Raduljica ha demostrado ser compatible y probablemente tenga ss minutos ante Baynes-Bogut-

BAJAS: Dejando de lado al añorado Nemanja Bjelica, parece que Serbia va a llegar en su mejor tono físico a la semifinal. En cambio Australia tiene la duda de Bairstow que ya se perdió los cuartos y mira con preocupación a la espalda de un Dellavedova algo tocado.

CIRCULACIÓN: Aun contando con el incontestable liderazgo anotador de Mills, Austral¡a ha destacado ante todo por una gran circulación de balón que ha derivado en un gran número de asistencias. Con Dellavedova sembrado, Bogut poniendo genialidad y pausa a la vez y Broekhoof generando mucho gracias a su ocupación de los espacios, los boomers han tenido momentos de baloncesto realmente deliciosos. La primera parte ante Lituania, muy solvente pero a base de individualidades, debe ser un pequeño toque de atención para recuperar la esencia que les ha traído hasta aquí. Enfrente Serbia, sigue siendo un equipo de enorme juego de pase donde el crecimiento de Bogdanovic, el toque de Jokic y la genialidad de Teodosic confluyen en momentos de gran baloncesto. Ojo al juego sin balón, las puertas atrás y al uso de los espacios de los “aussies”.

RITMO: En su mejor versión, ambos equipos son dos escuadras cómodas en partidos de cariz ofensivo y ritmo anotador, aunque con matices. Australia está más cómoda jugando tras llegada o incluso en campo abierto mientras que Serbia vive sus mejores momentos con ataques directos pero más estructurados.

VERSATILIDAD: Dos equipos en ese sentido muy dotados. A lo hablado anteriormente de las parejas, Australia suma la posibilidad de utilizar a Broekhoff como teórico cuatro, en especial si sigue sin contar con Bairstow, algo que Serbia ha hecho también con Kalinic o incluso Simonovic.

¿CUENTA EL PASADO?: ¿Es realmente importante la victoria de la primera fase? Parece que no tiene porque serlo y más cuando el partido fue muy igualado. En 2014 Serbia ya venció a Francia en las semifinales del mundial y a Brasil en los cuartos, tras haber perdido con ellos en la primera fase. Hace cuatro años, en los juegos de Londres, España entraba en la final derrotando a una Rusia con la que había caído en la primera fase. Rusia, como Serbia ahora, había llegado a los juegos tras tener que disputar un preolímpico (acabaría como bronce, gracias a la exhibición de Shved ante Argentina).

TIRO EXTERIOR: Dos equipos con muchos focos de posible anotación pero que se están mostrando muy irregulares en el torneo. Con Mills y Teodosic como focos principales, el acierto de los jugadores más secundarios puede ser clave. En cuartos Lituania comenzó invitando a tirar a Dellevadova y lo pago caro. Ojo a un Bogdanovic que, como en el Fenerbahce, está protagonizando explosiones anotadoras en los terceros cuartos.

DEFENSA: Serbia ha dejado entrever momentos de gran intensidad pero en general le ha faltado o no ha necesitado mayor continuidad algo que a estas alturas será imprescindible.
Australia, por su parte, mostró ante Lituania su mejor versión, ahogando espacios, preparando bien el partido e incluso mostrando alguna pequeña sorpresa táctica en forma de presión. Veremos si toman nota del planteamiento inicial de Croacia ante los serbios.

TEODOSIC Y LA FIABILIDAD: Entre europeos, mundiales, preolímpico y juegos, Milos Teodosic ha alcanzado las semifinales en seis de los últimos siete torneos que ha disputado con Serbia, incluyendo un 4/4 en los torneos “intercontinentales”. Salvo la del año pasado en Lille, el mejor partido de Teodosic en cada campeonato coincidió con las semifinales.

MILLS Y EL LIDERAZGO: Aunque a la hora de hablar del mejor jugador australiano en el torneo sacar a la palestra a Dellavedova o Bogut (maravilloso torneo el suyo) no desentonarían, parece claro que Pat Mills es la principal arma de esta Australia. Con Bojan Bogdanovic poniéndole muy caro el repetir el título de máximo anotador de los juegos que el autraliano ya consiguiera en Londres, Mills está viviendo unos juegos pletórico de acierto. Muy cómodo descargado de la dirección, en la semifinal debe mostrar cabeza fría para esperar su momento...sin perder su capacidad de sorprender.

REBOTE: Otro punto de interés, en especial para una Serbia que por momentos ha tenido problemas para cerrar su aro.

NÚMEROS: Australia es el equipo que más asistencias da en el torneo, es el segundo que más anota solo por detrás de Estados Unidos y presenta el mejor porcentaje del torneo en tiros de campo.

ROTACIÓN: Muy igualados en lo básico, con un punto más de brillantez en las referecias para los oceánicos...pero con más fondo para una Serbia que puede involucrar a más “peones” si opta por la vía del desgaste.


PRONOSTICO: Me mojo y apuesto por un triunfo serbio. ¿Razones? Un poco “mágicas”. Australia está siendo y está jugando mejor pero creo que a estos niveles los equipos ajustan y el equipo que ha perdido en un enfrentamiento anterior parte con ventaja. Serbia, además, cuenta con más experiencia en estas tesituras y sigo pensando que cuenta con más reserva táctica sin mostrar que los aussies. 

viernes, 5 de agosto de 2016

JJOO BRASIL 2016, FRANCIA AUSTRALIA PARA EMPEZAR

Por razones de tiempo, este año no he tenido tiempo de actualizar el blog con el especial habitual para los grandes torneos. Buena parte de la explicación de esa falta de tiempo viene por haber colaborado con las guías de acb.com y basketme. Ahí quedan los enlaces. En la primera, me ocupo de Serbia, Croacia, Francia, Argentina, Australia, Venezuela y China y en basketme de esas mismas selecciones, ampliando el contenido y añadiendo un repaso histórico y alguna otra cosilla:



Dicho esto, comencemos con un recuerdo...

A las 19:15 (hora peninsular hispana) arranca el torneo de baloncesto masculino en los juegos de Rio. Lo hace con un partido sin duda interesante, un Australia-Francia que mide a dos de los múltiples aspirantes a medalla de una competición probablemente más abierta que nunca, al menos entre el puesto 2º y el 9º. Dos equipos con solera, pero que, curiosamente, solo se han medido en una ocasión en partido oficial. Y es que, sin precedentes mundialistas, el único cara a cara olímpico entre Australia y Francia data del año 2000...pero que precedente. Semifinalista en Seul, derrotando en los cuartos a España, y en Atlanta, haciendo lo propio con Croacia con el inolvidable 3+1 de Tony Ronaldson, el cuadro aussie llegaba a sus juegos de Sidney con el objetivo claro de conseguir la primera medalla de su historia. Con un grupo compacto y entregado al poderío anotador de Gaza y Heal (a la postre maximos realizadores del torneo), Australia arrancaba sin embargo cosechando dos derrotas. La segunda esperada ante Yugoslavia, la primera no tanto ante una Canada maravillosamente guiada por Steve Nash. Autor de 15 asistencias y de cosas que no se pueden reflejar en una planilla de estadísticas, Nash comenzaba así la primera de las exhibiciones que culminarían con su selección liderando el grupo. Un liderazgo de grupo que se certificaba con el triunfo en la última jornada ante Yugoslavia por 83-75. Nash anotaba 26 puntos, capturaba 8 rebotes, repartía 8 asistencias (oficialmente, viendo el partido parecen el doble) y conseguía que en la rueda de prensa posterior Zeljo Obradovic afirmara “Es una de las pocas veces que he sido incapaz de enfadarme con una derrota...ha dolido, pero cuando enfrente ves algo tan grandioso como lo que ha hecho Steve Nash no se puede hacer nada”.





Por su parte, Australia enderezaba su deriva inicial logrando tres victorias consecutivas que le llevaban al tercer puesto. En esa tesitura el rival de cuartos resultaba ser Italia. La Italia de Tanjevic vigente campeona entonces de Europa y solo por detrás de Usa en el grupo inicial. Por si fuera poco, el conjunto trasalpino conseguía llevar a la pista su planteamiento basado en el control del ritmo y una notable presencia defensiva. Y pese a ello, con el publico de Sidney jugando un papel clave, Australia lograba sobreponerse con 27 puntos de Gaze para vencer por un exiguo 65-62. Cuarta victoria en serie tras un flojo inicio, tercera semifinal en cuatro ediciones, conjunto local...muchos factores parecían acercar la ansiada medalla. Por si fuera poco, tras la rutinaria victoria Usa, Lituania, sin Sabonis ni Karnisovas, daba, tras una floja primera fase, la sorpresa eliminando a una Yugoslavia muy tocada por la baja de Danilovic y para rematar, en el cruce del que debía salir el rival de los Boomers, Francia hacía lo propio cargándose a la por entonces exuberante Canada. Cuarto de grupo tras haber vencido tan solo a Nueva Zelanda y China, el conjunto galo llegaba al cruce con el buen sabor de boca de haber tuteado a Estados Unidos en lo que entonces se había entendido como un ejercicio de relajación de los jugadores nba. Por si fuera poco, les bleus se presentaba en los cruces con la baka de Yann Bonato por lesión. ¿Fácil para los locales? Nada más lejos de la realidad, con un planteamiento agresivo y sorprendente en el que Sonko, Diamoussi, Foirest y Sciarra se turnaban en la presión a Nash, el conjunto de Jean Pierre De Vincenzi dejaba a los candienses en tan solo 23 puntos al descanso, una losa ya imposible de superar en un segundo tiempo donde Rigadeau y Risacher ponían la puntilla.

          

¿Exceso de euforia? ¿Falta de plan B? La semifinal, ese único precedente hasta la fecha entre Australia y Francia, apenas tenía color y es que los galos barrían a los anfitriones por un claro 76-52 antes de volver a tutear a Usa en la final. Australia, a su vez, rota e incrédula caía en el bronce por otro contundente 89-71. Ese mismo verano del 2000, Francia había sumado el oro junior en Zadar con gente como Tony Parker, Boris Diaw o Turiaf. Desde entonces, Francia ha sido oro, plata y bronce europeas y bronce mundialista. En cambio, la digestión australiana era mucho más dura. Un año después, la primera derrota en su historia en el clasificatorio ante Nueva Zelanda les dejaba fuera de un gran torneo por primera vez desde los años 70. Tras esa ausencia en Indianapolis 2002, Australia no ha vuelto a fallar en ningún gran torneo (aunque en 2009 volvía a caer ante los Kiwis) pero tampoco ha acabado de encontrar la senda que la hizo una de las grandes animadoras olímpicas las décadas pasadas. Lógicamente los factores trascienden en mucho a aquella derrota ante Francia hace ya 16 años, pero no deja de resultar tentador contemplar aquel partido como un punto de inflexión para buscar, si no tuviera ya bastantes, un nuevo aliciente al partido inaugural.

PD: La jornada se cerrará con un Serbia-Venezuela sin precedente alguno, aunque no deja de ser sugerente recordar a la Yugoslavia campeona del mundo en el 90. Una Yugoslavia que, entre sus victorias, solo conocería dos por un margen menor de 10 puntos: la de la semifinal ante Usa (99-91 aunque con maquillaje final de los de Coach K) y la de la jornada inaugural (92-84)...ante Venezuela en un precioso duelo entre Toni Kukoc y Carl Herrera


                    

martes, 10 de mayo de 2016

FINAL FOUR 2016 FENERBAHCE-BASKONIA

FENERBAHCE-BASKONIA

Imagen

En lo que supone un duelo inédito a estas alturas, Fenerbahce y Laboral Kutxa Baskonia disputaran la segunda semifinal de la final four en lo que promete ser un duelo de enorme intensidad. Confirmación de lo aspirado en el caso de los turcos y merecida revelación en el caso de los vitorianos, el partido gozará de sobrados alicientes. Frente a frente, dos equipos con rotaciones relativamente cortas, de amplio despliegue físico y dirigidos desde el banco por dos excompañeros de selección. Por un lado un Fenerbahce reinventado sobre las carencias del año pasado y por el otro un Baskonia renacido, capaz de recuperar su famoso carácter y con la ambición intacta de seguir haciendo historia. Más allá de las dudas por los distintos problemas físicos, la batalla por el ritmo, el tiro exterior y el control del grado de intensidad física, aparecen como alguna de las claves para un duelo que probablemente supure despliegue físico como pocos. 


Horario: 13 Mayo 21:00 

Precedentes:

Esta temporada: Inédito
En Final four: Inédito
Historia copa de Europa: 10-4 Baskonia 
Otras competiciones europeas: 2-0 Baskonia

Hasta la fecha Baskonia y Fenerbahce se han encontrado en 14 ocasiones en la máxima competición continental, con un balance favorable a los vitorianos de 10 victorias a 4, en un dominio labrado principalmente en las temporadas recientes. El primer precedente en Copa de Europa se daba en la temporada 98/99 con reparto de triunfos locales: En la segunda jornada, y aun con el lock out de la nba vigente, el Fenerbahce se imponía por 96-75 con Kutlay y Abdul Rauf como máximos anotadores y con Zan Tabak dominando los tableros. En la segunda vuelta, el tau devolvía la moneda imponiéndose por 63-57 con 18 tantos de Miroslav Beric. El siguiente cara a cara tiene que esperar al top 16 de la temporada 2007/08 (entre medias el Baskonia se enfrenta cuatro veces al Ulker pre fusión con un 2-2) donde de nuevo se reparten las victorias locales (103-84 en Vitoria y 75-59 en Istambul). Enfrentados con doble triunfo vasco en la fase regular de la 2011/12, Fenerbahce y Baskonia han vivido sus últimos capítulos encontrándose en el top 16 de las tres temporadas previas a la vigente. Así pues los duelos más recientes se saldaban de nuevo con victorias locales en la 14/15.

Fuera de la euroliga, Baskonia y Fenerbahce se encontraban en la liguilla de grupos de la Recopa 94/95 con sendos triunfos baskonistas: 90-82 en Vitoria con 34 puntos de Santi Abad y 90-97 en Turquía con 26 puntos y 13 rebotes de Kenny Green. Como curiosidad apuntar que el actual técnico baskonista anotaba 21 y 23 puntos respectivamente en ambos encuentros. 


FENERBAHCE

Imagen

Campeón de Europa: -
Subcampeón de Europa: -
Final four: 2 (2015 y 2016)
Otros títulos europeos: -
Ligas: 6 actual BSL (se juega desde 1966) 3 campeonatos de Turquía y 7 ligas de Estambul
Copas: 5

ESTA TEMPORADA:

Primera fase: 1º Grupo A 8-2
Top 16: 1º Grupo E 11-3
Play-off : 3-0 ante Real Madrid
Total: 22-5

Por segunda vez en su historia, y de manera consecutiva, el Fenerbahce alcanza la final four de la euroliga en una prueba de su confirmación en la élite europea. Con el mismo balance de victorias y derrotas, e idéntico resultado en el play-off de cuartos de final (en ambos casos ante el vigente campeón) el conjunto de Istambul llega en esta ocasión con miras y ambiciones más altas. Si el año pasado llegaba a Madrid como el primer equipo debutante desde 2007 y el primero que lograba alcanzar una final four sin pasar antes por otra final europea desde 1994, en esta ocasión el equipo turco lo hace con más experiencia, ideas más claras y miras más altas. Tras un verano de cierta incertidumbre, donde el paso de Ulker de copropietaria a mero copatrocinador implicaba una sensible reducción de presupuesto , el Fenerbahce llega al momento decisivo afianzado por una trayectoria ascendente en el juego. Con Zeljko Obradovic incrementando su ya inabordable leyenda, el conjunto “canario” apostaba en verano por una configuración de plantilla más corta pero que a su vez trataba de corregir dos de las grandes lagunas del curso pasado: la falta de atleticismo y la escasa competitividad. Con bajas sensibles como las de Nemanja Bjelica (mvp de la temporada pasada) o Andrew Goudelock, el Fenerbahce no cerraba la puerta a la salida de jugadores como Zisis, Preldzic, Zoric, Sipahi, Savas o Erden. Apostando por los jóvenes como complemento nacional de cara a la competición domestica, el ahorro económico en los “cupos” servía a Obradovic y Maurizio Gherardini para atar un equipo fiel a la idea del técnico serbio. Asegurada la continuidad de Bogdanovic y Vesely, la llegada de Udoh, Kalinic y Datome dotaba al conjunto de la orilla asiática de tamaño e intensidad mientras que los fichajes de dos (dobles) campeones de Europa como Antic y Sloukas venía a paliar la falta de experiencia. Con Dixon como alivio ofensivo y “nacional”, el Fenerbahce acababa por construir una plantilla más corta de lo habitual pero con un núcleo duro de enorme fortaleza. Tras un inicio de curso dubitativo, en especial en liga, Obradovic ha ido perfilando un equipo enorme y muy versátil en sus planteamientos. Datome como alero, Vesely y Udoh formando pareja interior...con una apuesta por quintetos de mucho tamaño y enorme nivel defensivo, el cuadro turco tuvo algunos problemas ofensivos hasta el punto de que, en la primera mitad de curso, no era raro ver una configuración de inicio y otra más liviana (Datome de 4 con un solo interior) para los momentos finales. Con todo la progresiva adaptación del italiano, la buena química entre Vesely y Udoh o el salto físico de Bogdanovic acababan por dibujar un equipo en el muchos de sus puntales brillan más en una posición pero son plenamente útiles en otra. Con numerosos problemas físicos durante el año, la gestión de la vuelta de Jan Vesely tras unos play-off en los que Udoh ha brillado como único pivot puro, pasa a ser la siguiente asignatura de un equipo que, no obstante, aúna la difícil cualidad de contar con experiencia y hambre. Con Bogdanovic ejerciendo de líder en la generación de juego y una batería del 3 al 5 tremenda, l control del ritmo, el acierto exterior de un equipo que puntualmente sigue sufriendo alguna crisis ofensiva y el papel de la tripleta Dixon, Sloukas, Hickman pasan por ser las claves de un Fenerbahce que en esta ocasión parece mucho más preparado para dar el siguiente paso. 


LOS JUGADORES

Imagen

Fundamental en el éxito del curso pasado del Pinar, Bobby Dixon se ha adaptado perfectamente a su nuevo rol en el Fenerbahce. Liviano e incisivo, Dixon goza de la confianza de un Obradovic que ha depositado en el jugador nacionalizado la mayor cuota de libertad ofensiva del equipo. Termómetro en un tiro exterior no siempre fiable, la capacidad de Dixon para generarse tiros o explotar los bloqueos directos es una de las principales fuentes de anotación del cuadro turco. Mejorado en la generación de juego y correcto buscando el aro, Dixon peca en ocasiones de exceso de manejo de balón y de cierta precipitación en la selección de tiro. Pequeño pero móvil el defensa, sufre ante pares explosivos pero está aportando más de lo esperado en esa parcela. Recuperado ya de sus problemas físicos, Kostas Sloukas llega a la final four tras las que probablemente hayan sido sus mejores semanas en el Fenerbahce. Alternando las dos posiciones exteriores, pero con muchos minutos de base, tal y como buscaba tras su salida del Olympiacos, el jugador griego ha tenido problemas para tomar el pulso a la dirección de partido. Discreto en la toma de decisiones, pero valiente y de carácter, Sloukas ha ganado confianza en las penetraciones gracias a su buen y largo primer paso, aunque, a cambio, se prodiga menos en su buen tiro exterior. Buen manejador de balón y con capacidad para generarse tiros, Sloukas es además un excelente e imaginativo pasador. Su falta puntual de concentración y la tendencia a cierto barroquismo en su juego, son las fronteras que le siguen separando de un status aun mayor. Con algo más de papel que el año pasado, pero sin minutos en los partidos clave, Berk Ugurlu se mantiene como uno de los exponentes de la generación turca del 96 . Algo justo de talla para la élite, Ugurlu destaca por su explosividad y su valentía para encarar el aro así como la naturalidad con la que finaliza por ambos lados. En su contra su fragilidad defensiva y su flojo tiro exterior aparecen como principales asignaturas pendientes, aunque al menos de cara al aro parece haber evidenciado ciertos progresos. 

Elegido las dos temporadas anteriores como “Rising Star” de la euroliga, Bogdan Bogdanovic llega a Berlín consolidado entre la élite de escoltas del torneo. Tras un eurobasket de mal recuerdo por sus problemas de espalda y su error en la jugada decisiva de la semifinal, el serbio ha vuelto a dar un paso más en su juego. Mejorado físicamente y mucho más concentrado en defensa, el ex de Partizan, que siempre gozó de carácter, ha roto otra barrera con su papel en las bolas decisivas, acumulando hasta tres triples ganadores este curso, incluyendo el que dio el título copero al Fenerbahce. Heredero de eso que vino en llamarse el carácter yugoslavo, Bogdanovic llega mimado a base de gritos por un Obradovic que la ha trabajado a la perfección. Capaz de desenvolverse en las tres posiciones exteriores, el serbio pasa por ser el principal generador de juego del Fenerbahce bien de manera directa o bien explotando su creciente lectura del juego. Letal en la media distancia donde se genera espacios con facilidad pasmosa, la mejora de su tren inferior le está permitiendo ganar enteros en las finalizaciones, contundentes por la derecha y sutiles y preciosistas por la izquierda. Cierto exceso de bote y la falta de un punto de contundencia en el tiro exterior, donde pese a todo muestra notables porcentajes, aparecen como los siguientes lunares que a buen seguro eliminará un tipo que bien pudiera salir de Berlín definitivamente instalado en la élite europea. Recuperado de la grave lesión sufrida en el top 16 de la temporada pasada, Ricky Hickman busca ir recuperando sensaciones con un rol algo menor en el apartado ofensivo. Base el año pasado y generalmente escolta este, en un periplo similar al que vivió en Tel Aviv, Hickman puede actuar como revulsivo en transición ofensiva o buscar el aro mientras se muestra más irregular en el tiro exterior. Notable defensor, su dureza, su uso de las manos y su facilidad para evaporarse en los bloqueos le han convertido en una baza fundamental cuando Obradovic quiere subir la temperatura defensiva o colapsar el ataque rival. Sin ficha en las últimas jornadas en Turquía por el tema de los cupos, Hickman tendrá en Berlín su oportunidad de reivindicarse como, al menos, un especialista de lujo. Importante en liga pero con una presencia menguante en los partidos clave de euroliga, Melih Mahmutoglu sigue ofreciendo garantía de esfuerzo cuando goza de minutos. Algo pequeño para su puesto pero dotad de un potente tren inferior, el ex del Erdemirspor es un jugador correcto en defensa y cuya principal virtud pasa por ser un tiro exterior en el que esta temporada ha mostrado un evidente salto de calidad en lo que se refiere a variedad y velocidad de ejecución. 

Un tanto frío en el inicio, pero excepcional en el top 16 y en los play-off, Luigi Datome ha tardado muy poco en meterse a los aficionados del Fenerbahce en el bolsillo. Alabado públicamente como pocas veces lo ha hecho por Obradovic, el jugador italiano tiende a partir como alero titular para durante el partido alternar con posiciones interiores, en especial en los minutos finales. Más cómodo como cuatro donde los espacios le permiten de una mayor amenaza en el tiro y un menos sufrimiento defensivo, Datome se ha readaptado perfectamente a la posición de alero puro cuando le toca desempeñarla. Con algún problema ante exteriores pequeños, sus buenas piernas, sentido de colocación y lectura táctica le han hecho crecer defensivamente...sin perder su carácter diferencial en ataque. Notable pasador, el jugador de Montebelluna se muestra fiable en los tiros abiertos, puede jugar al poste utilizando el fade away o sacando partido a sus grandes manos y es, en general, clave en la circulación de balón. De ayuda en el rebote y muy fiable en los instantes finales, buena parte de las opciones de hacer algo grande del Fenerbahce pasan por sus manos...y su privilegiada cabeza. De menos a más como ya hiciera en Vojvodina, Radnicki o Estrella Roja, Nikola Kalinic es otro de los jugadores del conjunto estambuleño que llega a Berlín en su mejor momento del curso. Crecido en minutos y confianza tras las lesiones de Antic o Vesely, el serbio está alternando la posición de tres con la de falso cuatro dejando una vez más muestras de su grado de implicación. Trabajador, notable en defensa e inteligente sin balón, Kalinic destaca por sus ayudas defensivas, su actividad y su apoyo en el rebote. Buen finalizador en espacios, en el aspecto negativo cabe apuntar que la progresión que parecía adivinarsele en el tiro exterior ha vuelto a quedar en cuestión (23% en triples en euroliga y 35% en la BSL). Con apenas 35 minutos de juego en la euroliga, resulta poco probable que Egehan Arna disponga de un hueco en un entorno como el de la final four. Natural del 97, Arna es un proyecto de alero aun por definir físicamente aunque con capacidad de anotación y una buena visión de juego.

Duda hasta hace una semana por la lesión sufrida en el tramo final del top 16, Jan Vesely parece llegar en condiciones de explotar su espectacular atleticismo. Cinco casi a tiempo completo el curso pasado, en este, Vesely ha alternado las dos posiciones interiores llegando, como cuatro, a formar una notable pareja con Udoh. Incansable y de actitud intachable, en defensa Vesely peca en ocasiones de precipitación pero su capacidad de intimidación le convierten en indispensable. Ofensivamente, su capacidad de finalizar en mate, su presencia y su buena lectura de los bloqueos se unen a una heterodoxa pero más o menos eficaz capacidad de jugar de fuera adentro para terminar en extensión a lo que suma una continua amenaza en el rebote ofensivo y una interesante capacidad de pase. En el lado menos positivo, Vesely sigue sin desarrollar amenaza exterior constante pese a que si se ha prodigado algo más en la media distancia(2/3 triples intentados entre euroliga y BSL por 25/70 y 21/61 entre adriática y euroliga en sus dos últimos años en Partizan) a la par que sufre desde el tiro libre, faceta en la que en los últimos meses parece haber mostrado una tímida mejoría al menos en cuanto a la dinámica de lanzamiento. (67% en la BSL por un pobre 51% en euroliga). Superados diversos problemas físicos durante la temporada, Pero Antic ha aprovechado la ausencoa de Vesely para consolidar su status en el nuevo proyecto del Fenerbahce. Cuatro casi a tiempo completo cuando en Macedonia u Olympiacos tendía a dar algunos relevos en el puesto de 5, el ex de los Hawks sigue destacando por su inteligencia en la pista y su capacidad de generar espacios. Buen reboteador, en especial en defensa, y siempre competitivo, Antic destaca por su amenaza en el triple, estando especialmente acertado desde las esquinas. Notable en el uso de las fintas, suele generar ventajas que utiliza para combinar con Udoh o Vesely. Algo falto de movilidad defensiva, suple sus carencias con lectura de juego y su volumen corporal. Cómodo con su rol independientemente de sus minutos en pista, su papel en el Pireo en tesituras similares augura al jugador macedonio un papel importante en la final four. Bastante lastrado por sus problemas de espalda y cuestionado por sus problemas defensivos,Baris Hersek ha ido perdiendo su ya de por si pequeño espacio en la rotación de Obradovic. Grande y con capacidad de poner el balón en el suelo, Hersek destaca sobre todo por su amenaza exterior donde, pese a su peculiar mecánica, puede abrir el campo. Correcto cerrando el rebote y con capacidad de poner buenos bloqueos, su falta de movilidad y su tendencia a perder la concentración permiten aventurar que salvo problemas de faltas es poco probable que goce de minutos importantes en Berlín. Establecido, sin duda, como uno de los grandes fichajes de la temporada Ekpe Udoh ha firmado una temporada excepcional. Gran taponador y muy activo en el rebote en ambos aros, el jugador de origen nigeriano se ha convertido en pieza fundamental en el engranaje defensivo turco. Notable intimidador, su buena lectura del pick n ´roll y su sobresaliente capacidad de aguantar ante los exteriores le han convertido en fundamental. Cómodo junto a Vesely, la ausencia de este, le permitió en el tramo final un mayor brillo individual. Ofensivamente notable y contundente en las finalizaciones, puede anotar en la media distancia si goza de espacios. Con necesidad de vigilar sus faltas, a Udoh le queda mejorar su capacidad combinativa para dar un paso más en su ya llamativo nivel. De presencia testimonial y compañero generacional de Arna, Ercan Bayrak formó parte de la selección junior turca que el verano pasado se colgó la plata en el eurobasket de Grecia. Proyecto aun muy verde, el Fenerbahce busca en él un cuatro moderno que amenace en el tiro a la espera de una mayor dimensión exterior. Baja indefinida y polémica, de entre los jóvenes quien más presencia había gozado (algo más de 11 minutos de media en liga) era un Omer Yurtseven que difícilmente este en Berlín. 

Imagen

EL ENTRENADOR


Intentar explicar con números o datos una carrera suele ser tan injusto como incompleto, pero en el caso de Zeljko Obradovic las cifras son tan desbordantes que dibujan una idea de la trascendencia del personaje. Presente con la de este año en 15 final four con seis equipos distintos (Partizan, Joventut, Madrid, Benetton ,Panathinaikos y Fenerbahce), ha ganado 8 de ellas con cuatro conjuntos distintos. Entre medias sus dos únicos años fuera de la primera competición continental se saldan con otros tantos triunfos en la copa Saporta (R.Madrid 97 y Benetton 99), mientras que con la selección yugoslava suma un oro y un bronce europeo, un oro mundialista y una plata olímpica. Ajeno a la gloria domestica en su paso por la acb o la lega, en Grecia subsanaba el desliz con 11 títulos ligueros y 7 de copa que se unen a los conseguidos con el Partizan en 1992 y la liga y copa turcas conseguidad en su actual etapa 


PELEANDO A LA CONTRA, DIRIGIENDO DESDE EL RESPETO

Exigente, vehemente y excelso preparador de partidos, Obradovic ha entrado por méritos propios en el olimpo de entrenadores europeos con la que es probablemente la carrera más exitosa de la historia. Con fama de ogro pero de excelente relación con sus jugadores, puestos a buscar otra de sus características, habría que apuntar a su capacidad de cambiar el guión cuando menos se lo espera o a una especial habilidad para vencer en las situaciones más adversas. Favorito junto al Cska en esta ocasión, si algo ha demostrado este nuevo Fenerbahce he vuelto a poner de relieve dos de las grandes cualidades del serbio: su capacidad de reiventarse y su mimo de hierro a los jugadores. Ajeno a etiquetas y cuestiones ajenas al juego, Obradovic ha pasado del equipo ligero del año pasado a uno mucho más corto pero duro físicamente en el que el núcleo duro cree en su papel a ojos cerrados. Y todo, de nuevo en contra de los canones de los últimos tiempos, en una nueva forma de pelear a la contra. 
Título de una de las mejores compilaciones de textos de Bukowski o de un disco de Quique Gonzalez , el peleando a la contra podría aplicarse a buena parte de las temporadas en las que Obradovic ha triunfado en Europa y es que, el serbio se llevó de soslayo la copa de Europa del 92, la del 94, en buena parte del 95…por no hablar de la enorme sorpresa que supuso su triunfo en la final de 2002 en Bolonia o su presencia en Barcelona 2011. Pero más allá de esos triunfos, el de Cakac siempre se ha mostrado con otro rasgo raramente igualado…el de la imprevisibilidad. Tanto en la etapa de estabilidad en Atenas, como en las anteriores donde sus relaciones con los jugadores fluctuaban por momentos, Obradovic siempre ha sido capaz de sacar lo mejor en las grandes citas y hacerlo además por donde menos se espera. Etiquetado como un entrenador amante del basket control, en 2002 o 2009 fue capaz de desarbolar a equipos de Ettore Messina bien jugando con cuatro pequeños o apostando por la velocidad…rasgo poco reconocido pero por el que su Panathinaikos apostó claramente en el periodo 2003-2006 (suyas son las mayores anotaciones de la historia de la euroliga) o en el 2007 cuando su apuesta por juntar tres generadores exteriores devolvió a los verdes a lo más alto o ¿Por qué no? Incluso en su derrota de 2012 ante el Cska donde su planteamiento cortocircuito durante más de 35 minutos al equipo moscovita . Tras una nueva demostración de inteligencia táctica en la serie de cuartos de final ante el Maccabi, a buen seguro el gran Zeljko se guarda un as en la manga y pugnara en Madrid por ser la figura más galardonada de la historia del basket europeo (de ganar superara al propio Real Madrid en numero de títulos) …y todo ello tras haber comenzado su carrera como técnico de manera muy peculiar:

http://www.kkborac.rs/index.php/o-klubu/istorijat.html

Situada en la parte central de Serbia, Obradovic es natural de Cacak una ciudad muy relacionada con el baloncesto y cuyo principal equipo el KK Borac Cacak llega a ser cuarto en la temporada 72/73. Por el Borac llegan a pasar jugadores de la talla de Radmilo Misovic (cinco veces máximo anotador de la liga yugoslava), Dragan Kicanovic (que anteriormente había estado en el otro equipo de la ciudad el Zelznica), Goran Grbovic, Dejan Tomasevic, Milos Teodosic, Dragan Arcis, Sarancic, Dusko Savanovic, Zoran Erceg, Uros Tripkovic…o el propio Zeljko Obradovic.
Base cerebral de buen nivel defensivo y fiable en el tiro cuando se decide a ejecutarlo, Obradovic debuta en el Borac a las ordenes de Aza Nikolic y permanece cuatro años más antes de dar el salto a, Partizan por entonces dirigido por Slavnic. Con el conjunto de Belgrado gana la liga de 1987, entra en la final four de 1988 y, aunque se pierde buena parte del año, forma parte de la plantilla que se lleva la copa y la Korac de 1989. Paralelamente, en 1988 Dusan Ivkovic que busca un veterano que de equilibrio a la selección llama a Obradovic para disputar el preolímpico. Obradovic se convierte así en un rara avis por su tardanza en debutar con la absoluta y más si se comprueba que su presencia en las categorías inferiores se limita al campeonato junior de los balcanes de 1979, donde Yugoslavia (Grbovic, Bilalovic, Radovic, Savovic, Mutpazic…) se lleva el oro ante Grecia por 90-63. Tras debutar en un amistoso ante Grecia en el que anota 8 puntos, Obradovic forma parte del equipo que logra la plata en Seúl 88 y el oro en el mundial de Argentina…un año antes de que su historia cambie, y quien sabe si la de todo el baloncesto europeo.
Concentrado con la selección que va a disputar el eurobasket de Roma, Obradovic recibe una llamada de Kicanovic, por entonces director deportivo del Partizan, que le ofrece hacerse cargo del primer equipo con la condición de que se incorpore de manera inmediata. Obradovic que esa temporada ha sido subcampeón liguero, acepta, deja la selección (es sustituido por un Sretenovic que realiza un gran torneo) y en una noche pasa de compañero a jefe de los Djordjevic o Danilovic que en apenas unas semanas se cuelgan el ultimo oro de la Yugoslavia unida. Aquel Partizan del 92 haría historia logrando un insospechado triplete y cosechando una sola derrota en la YUBA, ante el Bosna en Sarajevo. Dicen que al acabar ese partido, Mirza Delibasic, técnico del conjunto bosnio por entonces, afirmó seguro que el Partizan sería el próximo campeón de Europa ante la incredulidad de un Obradovic al que pronto la historia abriría la mayor de sus paginas. 



http://www.euroleague.net/competition/t ... 015#!stats

QUINTETOS MÁS UTILIZADOS:

Dixon-Bogdanovic-Datome-Vesely-Udoh 125 minutos
Dixon-Bogdanovic-Datome-Antic-Udoh 67 minutos
Dixon-Bogdanovic-Kalinic-Datome-Udoh 48 minutos

Imagen


EL JUEGO

ATAQUE

FOCOS: Dixon, Bogdanovic, Datome, Vesely, Udoh. Un posible quinteto titular y cinco jugadores que se mueven entre los 10´9 y los 12´4 puntos por partido. Equilibrio ofensivo y muchos focos a vigilar. Fundamental la capacidad del banquillo para aportar más argumentos ofensivos. 

APAGONES/ATASCOS: Quizás uno de los pocos puntos débiles del conjunto turco esta temporada pueda encontrarse en los frecuentes periodos de apagones ofensivos que ha vivido en algunas fases de temporada. La tendencia en ocasiones a amasar un tanto el balón de Dixon o Bogdanovic y la falta de fluidez en el tiro con los quintetos más grandes aspectos a vigilar.

RITMO: Con una rotación de más calidad pero más corta que la del curso pasado, el actual Fenerbahce apuesta por lo general por un ritmo de partido más intenso que rápido aunque no renuncia a correr si tiene la oportunidad. Con menos puntos anotados por partido que el curso pasado, en cambio el Fenerbahce este curso anota más por cada 100 posesiones. 

TIRO EXTERIOR: Segundo equipo en porcentaje de triples entre los presentes en la final four, el equipo de Obradovic es el que menos anota por partido (10º en el torneo). Sin especialistas puros pero muchos jugadores capaces de anotar, la capacidad para encontrar espacios puede ser clave.

LIBERTAD: Dentro del control de partido, el Fenerbahce tiende a jugar con bastante libertad de movimientos. El uso continuado de bloqueos directos y la capacidad de resolución individual o en el 2x2 son fuentes habituales de producción para un equipo muy poco sistematizado en ataque. Con todo, cuando están cómodos en ataque, gozan de un notable uso de los espacios y una muy buena circulación de balón. 

DEFENSA

SALTO DE CALIDAD: Segundo equipo de la euroliga que menos puntos recibe por partido, los números no alcanzan a explicar los picos de intensidad que llega a alcanzar el actual Fenerbahce.

TAMAÑO-VERSATILIDAD: Capaz de juntar a quintetos enormes con Datome y Kalinic e las alas y Vesely y Udoh como pareja interior, incluso con Bogdanovic de base...Obradovic apuesta en momentos determinados por quintetos enormes que ahogan espacios, cierran el aro y a su vez no pierden capacidad exterior. Por si fuera poco, la versatilidad de la plantilla les permite ajustarse a casi cualquier plan de partido.

ATLETICISMO: Uno de los aspectos donde más flaqueaba el curso pasado ha pasado a ser una de las señas de identidad de este Fenerbahce. Con Udoh liderando la euroliga en tapones (ha batido el record total en una temporada), la presencia de Vesely, Kalinic o Datome y el salto físico de Bogdanovic conforman un equipo tremendamente físico y explosivo.

BALANCE: Excelentes en la gestión de los ritmos, el Fenerbahce presenta uno de los mejores balances defensivos del torneo y todo ello con el merito (y dificultad) añadido de ser un equipo que carga el rebote ofensivo. Junto al Lokomotiv, el Fenerbahce es el equipo que menos puntos recibe del torneo por cada 100 posesiones

ACTIVIDAD: Constante, con ayudas largas y agresivas y muy buena lectura del pick n ´roll. Intimidatorios en la pintura, mantienen la agresividad en el perímetro siendo el segundo equipo que peores porcentajes triplistas causa en sus rivales. Capaces de puntear, colapsar o usar las manos, el Fenerbahce acaba por ser un equipo muy incómodo para todos sus rivales. 

APUNTE HISTORICO

Segunda presencia en la final four, sin palmares europeo y con un bagaje no demasiado extenso a nivel local, el Fenerbahce presenta sin embargo una rica historia en la que bien pudieran marcarse tres fechas clave: 1907, 1913 y 2006. Fundado como institución polideportiva en la primera de ellas, el conjunto del famoso barrio situado en el lado asiático de Estambul (Fener significa faro y bahce jardín) establecería su sección de baloncesto hace ahora 102 años y terminaría por adoptar su actual status tras su fusión con el Ulkerspor en 2006. Con todo, y aunque 1913 marque el inicio oficial de la historia baloncestistica del Fenerbahce, los primeros años son un continuo ejercicio de funambulismo para un equipo sin casi estructura que aparece y desaparece en torno a los convulsos vaivenes políticos que van desde la primera guerra mundial a la guerra greco turca. De esta manera el primer partido oficial del conjunto amarillo-azul marino, no se produce hasta enero de 1926 ante un conjunto macabeo. La elección del rival no es casual y es que en esa época, el Fenerbahce acoje en su seno a buena parte de la comunidad judia de la ciudad. A base amistosos, idas y venidas el conjunto de la parte asiática sigue un curso irregular, progresando principalmente a base de enfrentamientos ante equipos de militares estadounidenses pero sin estabilizar una estructura competitiva hasta finales de los años 40. Dependiente económicamente de los éxitos de su matriz futbolistica, los años 50 marcan el despegar de un club que vivirá en las dos siguientes décadas sus años de esplendor. De la mano de figuras como Hikmet Vardar, Mehmet Baturalp o Can Bartu, el Fenerbahce estabiliza su condición de potencia pasando a jugar en un pabellón techado y de amplia capacidad (El Palacio de deportes y exposiciones) en el que llegaran sus primeros grandes éxitos. Campeón de la copa de la federación en 1954, un año más tarde el Fenerbahce protagoniza ante el Galatasaray el primer partido retransmitido en directo de la historia en Turquía. Precisamente ese 1955 marca el primero de los tres títulos consecutivos de la liga de Estambul para el conjunto “canario”. A esos éxitos locales, el Fenerbahce suma en 1957 y 1959 sus dos primeros títulos nacionales tras haber sido subcampeón en el 54 y el 56. Desgraciadamente para los intereses del pujante club, el torneo de 1958 se disputa antes de la primera Copa de Europa por lo que el segundo puesto les deja fuera de ser parte de ese primer envite. El representante turco pasa a ser el Modaspor quien cae a las primeras de cambio ante el Olimpija de Daneu. Así pues, el debut del Fenerbahce en la máxima competición continental se produce finalmente en 1960. Tras no presentarse el Maccabi, el Fenerbahce accede directamente a los octavos de final donde cae con claridad ante el Akademik búlgaro: 61-69 en Estambul (20 puntos de Omer Urkon) y 70-55 en la vuelta con 19 tantos de Tuncer Kobaner. 

Esa década de los 60 supone el primer frenazo de un Fenerbahce que tardaría años en volver a ser un contendiente habitual. Campeón por tercera y última vez del campeonato turco en 1965, el Fenerbahce vuelve a la Copa de Europa en la temporada 65/66. Con 23 tantos de Hüseyin Kozluca y 20 de Erdal Poyrazoğlu el Fener debuta derrotando por 85-71 al Dinamo de Bucarest, pero en la vuelta una horrible segunda parte sella una nueva eliminación turca. Una temporada más tarde (66/67) nace la actual TBL (Türkiye Basketbol Ligi), con un balance de 15 victorias y 7 derrotas el Fenerbahce finaliza quinto a 11 puntos del campeón (el Altinordu). Con todo la temporada tiene su punto triunfal con el cuadro que dirige Altam Dincer proclamandose campeón de copa. Ese triunfo permite al conjunto amarillo vivir su tercera experiencia europea con su papel en la Recopa del 68. Exento de la primera eliminatoria, los de Estambul debutan en los octavos de final venciendo al Asvel de Gilles por 68-61 con 30 puntos de Kozluca pero en la vuelta, el cuadro galo remonta con suficiencia apeando de Europa a un Fenerbahce que no volverá a Europa hasta pasados 16 años. Con el citado Kozluca como principal referencia (es el maximo anotador liguero en la 68/69) el Fenerbahce alcanza el subcampeonato en el 70 y el 71 antes de iniciar una decada para el olvido. Oscilando entre el sexto y el noveno puesto, el conjunto de Istambul nada en una indiferencia que ni siquiera fichajes como el yugoslavo Zarko Knezevic (oro en el eurobasket del 73 y plata en el mundial del 74) pueden corregir. Solo alguna gesta puntual como los 51 puntos de Cengiz Kayaturk al DSI en la 77/78, alivian a un equipo que incluso en la 78/79 termina penultimo.

Imagen

or fin, la 82/83 trae buenas noticias y tras finalizar la primera fase invicto, el Fenerbahce accede por primera vez en cuatro años a la liguilla por el título finalizando segundo tras el Efes Pilsen. Ese subcampeonato les abre las puertas de la Recopa donde vuelven a caer en la primera eliminatoria, en esta ocasión ante el Steaua de Bucarest y de nuevo con dinamica similar: triunfo como local y desfondamiento en la vuelta. Tercero en liga en el 84, subcampeon de nuevo en el 85 y otra vez tercero en el 88, el Fenerbahce logra estabilizarse entre los clubes que dispiutan competiciones europeas y al fin, en la Korac del 86 supera su primera eliminatoria superando al Zalaegerszegi TE KK hungaro. En la ida el conjunto otomano cae por 84-78 pese a los 24 tantos de Calvin Roberts, pero de vuelta a tierras turcas el acierto de un enorme Roberts (33 tantos con un solo fallo en el tiro) sellan el pase a la segunda ronda. Ya en ella, el Fener da un nuevo paso deshaciendose del Borac Cacak. El gran papel de Roberts, Artys y el veterano Efe Aydan puede con los puntos de los Marko Ivanovic, Obrad Sarancic y compañía en la ida, logrando una renta de 11 tantos suficiente para resistir la vuelta en Yugoslavia ante un equipo que justo unos meses antes...acababa de traspasar al Partizan de Belgrado a un tal Zeljko Obradovic. Clasificados para la liguilla de cuartos, esta supone el techo de un Fenerbahce que se despide sin conocer la victoria ante Milano (a la postre campeón con Joe Barry Carroll, D´Antoni, Meneghin...) Stroitel Kiev (Volkov, Shaptala, Belostenny) o Stade Francais (Debuisson, Radovanovic...). Tras ese breve episodio de exito, el Fener acumula otras nuevas cuatro eliminaciones en primera ronda dejando a Europa casi por imposible.

Imagen

Con todo, sera la decada de los noventa la que al fin vuelva a situar al conjunto del lado asiatico en lo más alto, en buena parte gracias al fichaje de Larry Richard. Pivot pequeño y heterodoxo, Richard llega al Fenerbahce en la temporada 89/90 tras sumar dos títulos ligueros con el Eczacıbaşı. Richard debuta en la copa Korac anotando 32 puntos ante el Bosna Sarajevo, aunque los 41 de Radulovic y el buen partido de Primorac pueden más por lo que el cuadro yugoslavo se impone por 86-92. La vuelta tiene poca historia con los de Sarajevo dominando con claridad aunque Richard se va a los 33 tantos...en lo que habrá de ser la constante del año. Semifinalistas ligueros donde caen ante el Pasahbace, el Fener suma la copa presidente al derrotar al Galatasaray por 95-82. Un año más tarde, lo ya anunciado el curso anterior cobra fuerza y en una temporada historica , el Fenerbahce repite título copero y suma al fin su primera liga en la historia moderna ante el Tofas Bursa. En una final en formato 1-2-1-1 en el que el equipo sin ventaja de pista debuta fuera, el Fener que dirije Cetin Yilmaz se impone en el primer partido por 86-97 con 27 tantos de Richard. Habituado a los marcadores centenarios (hasta en tres ocasiones supera la centena en los play-off) el cuadro de Yilmaz cae en el segundo en las trampas de los de Bursa cayendo por 60-61. Un cómodo triunfo en el tercero y una derrota en la prorroga en el cuarto, abocan la final al quinto partido donde finalmente el Fenerbahce se impone en buena parte gracias al recital de un Husnu Cakirgil en estado de gracia durante todo el play-off. Junto a Cakirgil y Richard el tercer gran nombre de ese equipo es Leven Topsakal. El punto negro del año, como no, llega con una nueva eliminación en primera ronda de la copa Korac con el guión ya conocido de victoria local y hundimiento foraneo, en esta ocasión en Bélgica. La 91/92 parece confirmar el dominio de un Fenerbahce que domina con claridad la fase regular pero que acaba cayendo en las semifinales ante un Efes Pilsen en el que sobresale Kenny Green.La salida de Richard rumbo al propio Efes y el crecimiento del torneo alejan al Fenerbahce del título pero durante toda la decada el equipo se mantiene en la elite. Subcampeones ligueros en el 93 y el 95, semifinalistas hasta en otras cinco se suman a un nuevo título de la copa presidente y a un subcamopeonato de la Copa turca. Esa estabilidad llega además avalada por el asentamiento de un Ibrahim Kutlay quien pronto se convierte en el estandarte del equipo. En lo que Europa se refiere, el Fenerbahce cae de nuevo a las primeras de cambio en la Recopa del 92 para al fin volver a superar una eliminatoria europea en la Korac del 93, 94 y 95, consiguiendo su mayor exito hasta la fecha al alcanzar los cuartos de final de la Korac del 96 donde caen con claridad ante un Efes Pilsen que a la postre se proclamará campeón del torneo. Con todo, cuando realmente el Fenerbahce se hace oir en Europa es en la euroliga de la 98/99. Con el lock out de la nba marcando el paso, el Fenerbahce monta un equipo en el que Kutlay se ve rodeado de jugadores como Marko Milic, Zan Tabak o Mahmoud Abdul Rauf. Brillantes en casa e irregulares fuera, la salida de Abdul Rauf y Milic debilita a un equipo que pese a tener el factor pista en los octavos de final cae ante el Real Madrid.

El cambio de decada, vuelve a suponer un paso atras para un Fenerbahce intrascendente y cuyo mejor curso ha de esperar a la 2004/05 donde alcanza las semifinales ligueras y la final four de la eurochallange cayendo en los dos partidos. Solo un par de cursos después, la historia del Fener baloncestisticamente cambia de manera radical. Fundado 80 años más tarde (absorviendo al Nassasport) que el Fenerbahce, el Ulkersport, club sostentado por la marca chocolatera/alimenticia, había logrado en soilo unos añois hasta cuatro títulos de la TBL por el único de 1991 que ostentaba el club amarillo. En grave crisis financiera, Ulker decide abandonar “su” equipo y, en una operación similar a la vivida por el Stefanel en los noventa, traslada al Fenrbahce su patrocinio, estructura de club y el núcleo duro de una plantilla que incluye a un regresado Kutlay o jugadores de la talla de Turckan, Onan, Ira Clark o Savas. La nueva andadura arranca en la temporada 06/07 y lo hace con un título liguero al que, hasta hoy, han seguido otros cuatro amen de tres copas. Cuartofinalistas de la euroliga a las ordenes de Tanjevic, el paso de entrenadores de primer nivel como Spahija o Pianigiani supusó la penultima muestra de ambición de un club que al fin, de la mano de Zeljko Obradovic, ha logrado esquivar su triste sino europeo, repitiendo final four y sumando la copa turca todo ello tras la salida de Ulker este mismo verano.


BELGRADO, LJUBLJANA...ISTAMBUL, OTRAS CARRETERAS SECUNDARIAS:

Puente entre dos mundos, llegar a Istambul no siempre es fácil. Sin llegar a los extremos del inolvidable Keraban de Jules Verne, muchos de los jugadores del actual Fenerbahce han tenido que realizar un movido periplo profesional para arribar a su destino. En Belgrado saboreó su primera euroliga Zeljko Obradovic y de Belgrado llegaba el año pasado Bogdan Bogdanovic tras una intensa relación de amor-odio con Dusko Vujosevic, el mismo Vujosevic que durante cuatro años dirigió al propio Zeljko y del que este “heredaría” el cargo. Elegido como “Rising star” dos años consecutivos, Bogdanovic ejemplifica en buena parte el estilo de un Partizan que en los últimos años apuesta por el fichaje de jugadores jóvenes o muy jóvenes antes que por su propia cantera. Y sin embargo su caso dista de ser el habitual en estos tiempos en los que el scout y el microscopio diseccionan las categorías inferiores. Criado en el modesto Zitko basket, siendo junior de segundo año el liderazgo de su equipo en la recién creada liga junior serbia (impulsada por Dusan Ivkovic para dar visibilidad a los jugadores de la periferia) le dio un primer escaparate apoyado después por su paso por el NIJT (con el FMP de manera puntual). De progreso constante desde entonces, Bogdanovic bien pudiera ser un claro ejemplo de explosión tardía, pero sin duda no es tampoco el último eslabón de la relación de este Fenerbahce con Belgrado. Bien conocido es a su vez el paso por Partizan de un Jan Vesely quien erigido en proyecto de alero, disputaría tres temporadas completas en el club de la capital serbia. Natural de Ostrava, donde su padre ya había sido un destacado jugador, Vesely aun tendría una etapa intermedia entre el club de su ciudad y el partisano: Ljubljana. Si bien hoy el Olimpija de Ljubljana presume de tener entre sus ex jugadores a los Spurs Baynes o Green, lo cierto es que si algo ha caracterizado al club de la capital eslovena en las ultimas dos décadas, es su buen ojo para explorar mercados europeos alternativos. Con mayor o menor fortuna, por el Olimpija han pasado jugadores (y sin contar a los de las otras repúblicas ex yugoslavas) como Vladimir Stepania, Sarunas Jasikevicius, Sasu Salin, Yotam Halperin, Manuchar Markoishvili, Jiri Welch, Vladimir Boisa, Ender Arslan, Giorgi Shermadini, Robert Stelmahers, Vitaly Nosov o Mindaugas Zukauskas. El papel de Vesely en el Olimpija habría de limitarse a un breve paso por el equipo junior mientras disputaba su primer año como “profesional” en otro de los clubes de la ciudad, un Slovan que esa temporada disputaba la liga adriatica... y en, que en buena parte, el checo sustituía a uno de los jugadores clave emigrados ese mismo verano: Emir Prledzic. Otro jugador que sabe lo que es transitar por la cara B del basket es Ricky Hickman. Campeón de Europa con el Maccabi, el estadounidense con pasaporte georgiano había llegado a Tel Aviv procedente de Pesaro...no sin antes haber pasado por Hungría, Rumanía, la segunda división alemana, Finlandia o la lega due italiana. 

Imagen


Con 25 años y ya en su tercera temporada en el club, puede parecer que Melih Mahmatoglou ha disfrutado de una carrera ascendente, pero un vistazo más detenido permite ver que esta ascensión también conllevó sus dosis de paciencia. Cortado en las categorias inferiores del Efes pese a ser internacional, Mahmatoglou firma por el Pertevniyal Istanbul, de la TBL 2 club que simultanea con apariciones puntuales en el Darussafaka. Tras establecerse en el actual club de Sugus, llega la firma por un Galatasaray en el que no acaba de cuajar, una prueba sin éxito con el Olimpija (de nuevo Ljubljana, y el paso por el Antalya y el Erdemispor antes de arribar al actual Fenerbahce. El trayecto vital ajetreado no es exclusivo de los jugadores que se mantienen en la plantilla de la temporada pasada, si no que es otro punto en común con alguna de las adquisiciones veraniegas. Sin ir más lejos, la de Bobby Dixon. Mvp de la pasada final liguera con el Karsiyaka donde se había establecido, Dixon tuvo unos comienzos bastante menos “glamourosos”. Formado en Troy State, el base vivía su primera experiencia internacional en la segunda división francesa con el St Ettiene. Su buen papel le hacía ganarse un sitio en el Gravelines para los play-off...pero desde ahí, Dixon emprendía de nuevo camino pasando por la segunda división polaca y el Cherkassy ucraniano. A partir de ahí la carrera de Dixon cogería velocidad pasando dos veces por Treviso, Brindisi y por hasta cuatro clubes galos antes de arribar a Turquía. Aunque en los últimos años la trayectoria de Nikola Kalinic haya sido siempre ascendente (Vojvodina, Radnicki, Estrella Roja...) el serbio fue otro jugador de reconocimiento tardío que no conocería la selección hasta el europeo U 20 de Bilbao. Pese a su calidad, tampoco puede decirse que la carrera de Pero Antic haya sido estrictamente cómoda. Formado en el Rabotnicki, pronto pasó al Aek de Atenas. Sin grandes números,su consolidación llegaba en el Estrella Roja y posteriormente en el Lukoil bulgaro desde donde daría el salto a Rusia: Lokomotiv (Rostov y luego Kuban), San Petersburgo y entre medias un nuevo paso por Bulgaria antes de que el eurobasket de Lituania y el Olympiacos le hicieran dejar de ser uno de esos secretos bien guardados. Udoh llegó a pasar fugazmente por Israel, Datome tuvo que cambiar Siena por Roma pese a todo lo que ya apuntaba en categorías inferiores y Hersek, a sus 28 años, está conociendo su octavo equipo en Turquía...

Considerada por algunos críticos como menor o incluso burda, “Keraban el testarudo” es para otros un simple ensayo de lo que habría de ser “La vuelta al mundo en 80 días”. Para unos pocos, en cambio, las peripecias del testarudo turco suponen uno de los más entreñables ejemplos de novela de aventuras mezclada con espíritu libertario. No parece fácil, que el Fenerbahce salga de Berlín como campeón de Europa, pero si lo hace, a buen seguro que, como Keraban en la boda final, muchos de ellos lo saboreen de manera especial. Y es que, como con Kerouac, en el camino esta buena parte del encanto..
.

LABORAL KUTXA BASKONIA

Imagen


Campeón de Europa: -
Subcampeón de Europa: 2 (2001 y 2005)
Final four: 5 (2005, 06, 07, 08 y 2016)
Otros títulos europeos: Campeón Recopa 1996
Ligas: 3
Copas: 6

ESTA TEMPORADA:
Primera fase: 3º Grupo B 6-4
Top 16: 2º Grupo F 9-5
Play-off : 3-0 ante Panathinaikos
Total: 18-9




Ocho años después de su última presencia, el Baskonia regresa a una final four y lo hace cuando probablemente menos se le esperaba. Tras una temporada pasada plenamente irregular en la que la fragilidad a domicilio y la inestabilidad derivaban en la primera ausencia copera en 18 años, el conjunto vitoriano ha vuelto por sus fueros construyendo una temporada magnifica, plena de carácter, despliegue físico y buen juego. En su segunda etapa en el banquillo alavés, Velimir Perasovic ha conseguido imprimir su sello de exigencia ayudando a construir un equipo ambicioso, voraz y bastante alejado de los cánones imperantes. Algo en lo que buena parte de culpa ha tenido el extraordinario rendimiento de la pareja de bases. En un baloncesto europeo cada vez más jerarquizado y esquematizado, la capacidad de generar juego, ritmo y puntos de Darius Adams y Mike James ejemplifican buena parte del éxito baskonista. Un éxito inentendible sin el contrapeso ofrecido por un Bourousis autor de su mejor baloncesto en años y a la vez el perfecto contrapunto a lla pareja exterior. La exuberancia defensiva de Hanga, la buena adaptación de Blazic, la satisfactoria recuperación de Bertans o el gran año de Causeur son otras de las muescas que han permitido la gran temporada del conjunto vasco. Castigado en las últimas semanas por las lesiones, el Baskonia ha seguido fiel a su guión sin cambios de planes con el animo de llegar a Berlín un tanto tapado pero sin ningún tipo de atisbo de conformismo. Impecables en casa y contundentes en momentos clave en pistas como las del Barcelona, Real Madrid o Panathinaikos, los de Perasovic se enfrentan a su mayor reto con su mayor arma disponible: el autoconvencimiento que ha convertido el a veces manido “Caracter Baskonia” en una cosa muy pero que muy seria. 



LOS JUGADORES

Imagen


Llegado mediada la temporada pasada para sustituir a Thomas Heurtel, Darius Adams ha acabado de explotar este curso como uno de los bases más decisivos de Europa. Top 5, al menos, de anotadores en Ucrania, Venezuela, Republica Dominicana, Alemania y Francia, el base estadounidense lidera la acb en anotación y ha batido el record de más triples intentados en una sola temporada en la historia de la euroliga. Explosivo y gran manejador de balón, Adams goza de una enorme capacidad de generar desequilibrio o crearse sus propios tiros. Triplista de grandes rachas con su peculiar estilo casi sin saltar, el de Dacatur ha mejorado en el abastecimiento a los interiores y tiene rachas de anotación devastadoras. Algo acelerado en ocasiones y con tendencia a llevar al exceso sus momentos de éxtasis, su nivel en los play-off y en las últimas jornadas domesticas le apuntan como una de las posibles sensaciones de la cita berlinesa. Saliendo desde el banquillo pero compartiendo minutos con Adams en pista, en especial tras las lesiones, Mike James ha sido otra de las grandes noticias del curso baskonista. También llegado con la temporada pasada iniciada (en su caso por Dorom Perkins) James está menos definido técnicamente que Adams pero a cambio goza de un potencial físico casi sin igual por estos parajes. De extraordinario tren inferior, el estadounidense es un maestro en dividir o atacar el aro con virulencia. De momentos defensivos extraordinarios, James tiene capacidad para generarse tiros exteriores inesperados aunque tiende a ser más fiable recibiendo desde dentro. Impensable hace tan solo unos meses, en definitiva la pareja Adams-James es hoy una de las más estimulantes de Europa y sin duda una de las más capacitadas para romper un partido. 

Baja por un problema de espalda desde hace más de un mes, la presencia de Fabien Causeur o en su defecto su forma parecen una seria incógnita para el Baskonia. De plena confianza para Perasovic, hasta el momento de su lesión, Causeur estaba viviendo sus mejores momentos como baskonista. Sobrio, buen defensor y penetrador, el escolta zurdo mantiene capacidad para anotar desde fuera y, sobre todo, podía ejercer como contrapunto de pausa a la pareja de bases tanto en la dirección como en la generación de juego. Tras una fase final de temporada pasada en el Estrella Roja realmente floja, Jaka Blazic ha recuperado sensaciones en un Baskonia en el que parece haber encajado a la perfección. Notable en campo abierto, valiente en el juego y con mucho carácter sigue costándole un mundo estabilizar su tiro exterior, aunque el esloveno está presentando los mejores porcentajes de su carrera en el tiro exterior y parece haber definido una mecánica clara. Buen defensor y capaz de contagiar su espíritu, en ocasiones necesita un punto de pausa para controlar su tendencia al juego directo. Repescado los pasados play-off de acb tras su exitosa cesión en la Scandone, Adam Hanga está siendo otra de las grandes sensaciones baskonistas, plasmando en la pista todo el potencial que siempre ha atesorado. Excelso defensor y dotado de una prodigiosa capacidad atlética, el húngaro es el termómetro de la defensa exterior a base de actividad y ligereza. Plástico y extraordinario en campo abierto, sus “muelles” le permiten espectaculares finalizaciones a la par que ha consolidado una mejora en su tacto en las cercanías del aro. Polivalente hasta el punto de haber jugado de base en Hungría o Manresa y como cuatro puntual este año, la plena recuperación de sus problemas físicos se antoja fundamental para el Baskonia. Muy irregular en el tiro exterior y con una mecánica nada estable, si consigue encontrar confianza (como en los cuartos coperos) puede ser un factor clave en los dos lados de la pista. Con un rol bastante limitado, la recuperación de Blazic y Hanga probablemente deje casi inédito a un Alberto Corbacho al que le ha costado encontrar el nivel con el cambio de exigencia. Sin el mismo rol y con muchos menos sistemas a disposición de su tiro exterior, el ex del Obradoiro ha pagado su falta de explosividad en defensa y su marcada especialización en ataque. Cumplidor durante las lesiones, con todo Corbacho puede ser un arma puntual dada su innegable capacidad de tiro exterior y su buena actitud ante la falta de minutos. 

Recuperado satisfactoriamente de su grave lesión, Davis Bertans ha tenido una vuelta a la actividad probablemente menos gradual de lo esperado. Fundamental en momentos puntuales como en el triple ganador ante el Madrid, el letón ha tenido que disputar muchos minutos como cuatro debido a la baja de Shengelia. Sufridor en defensa, pero con inteligencia para usar su tamaño e intuición en las lineas de pase, el juego de Bertans sigue destacando ante todo por su impagable facilidad en el tiro. Con su altura, rango y velocidad de ejecución el ex de Partizan goza de una de las armas más imprevisibles y complicadas de parar. Mejorado en el manejo de balón y en su agresividad de cara al aro, aun necesita ganar confianza en el contacto y mejorar en la gestión de su juego sin balón, algo más importante este año ya que su rol ofensivo es menos preponderante. Con apenas siete minutos en cuatro partidos en toda la euroliga, parece claro que el papel de Mamadou Diop no pasará por estar sobre la cancha salvo que algún partido este decidido de antemano. 

Lesionado en un gran momento de forma, Tornike Shengelia será una baja más que sensible en el Baskonia. Peleón e intenso , sin el georgiano la defensa interior de los de Perasovic deberá redoblar esfuerzos. Francamente mejorado respecto al curso pasado, Kim Tillie se ha asentado definitivamente como cuatro. De buena movilidad y cierta amenaza en el tiro exterior (aunque sus porcentajes en el triple están siendo bajos) el francés ha mejorado en el aspecto defensivo, intendencia y, en general, ayuda a descongestionar con su movilidad. Con pasos cortos pero seguros, Ilimane Diop ha vivido otra temporada de progreso con minutos contados pero importantes. Titular en la mitad de partidos de la euroliga de cara a mantener fresco a Bourousis, Diop ha contado con poco peso ofensivo pese a haber ganado consistencia e ir puliendo su juego ofensivo. Luchador y de gran envergadura, en ocasiones sigue teniendo problemas de concentración defensiva o para controlar su intensidad lo que frecuentemente le lleva a cargarse de faltas. Notable en los tiros libres, parece llamado a dar respiros en una cita tan importante como la de Berlín. La otra opción para la titularidad, dando por hecho que Bourousis saldría desde el banco, queda a cargo de Darko Planinic.
Lejos del nivel ofensivo que dió en Siroki, el pivot croata puede aportar defensa interior en la ocupación de espacios y trabajo en el poste bajo. Flojo en el rebote, debe aportar un punto más de intensidad y mejorar la prestación de sus manos para intentar dar algún minuto de calidad. Miembro del quinteto ideal de la euroliga 2008/09, pocos podían imaginar a su llegada a Vitoria que Ioannis Bourousis llegaría a la final four como un claro candidato al nombramiento como MVP de la temporada. Alicaído en su segunda temporada en el Real Madrid, algo que, en menor medida, ya le había pasado en Milano, el fichaje del pivot heleno fue respondido con cierto escepticismo tras la salidaya en septiembre de Anosike. Unas dudas que incluso tras su gran inicio de curso se mantenían presentes y que finalmente el rendimiento del jugador de Karditsa han terminado por borrar de la manera más contundente posible. Perfectamente integrado en los esquemas de un Perasovic con el que, en teoría, parecía de difícil encaje, Bourousis lidera la euroliga en rebotes a la par que es el segundo jugador más valorado del torneo. Y sin embargo, esos números no alcanzan ni siquiera a arañar el impacto que el pivot está teniendo en el conjunto vitoriano. Sólido en el poste, amenazante en el triple y con el punto de chispa necesario para sacar partido a su cuerpo, Bourousis ha encontrado un habitat a su medida. Encarnando otra cara del carácter Baskonia, el jugador formado en el Aek, ejerce de padre del equipo y de genuino director de orquesta. Con una pareja de bases tan dinámica, imprevisible y brillante como alejada de la ortodoxia europea, Bourousis ha acabado por ser el equilibrio en la balanza. Mandando desde el poste alto, generando desde el bajo o alimentando con pases notables los cortes de los exteriores, “Bou” marca el tempo en estático de un equipo siempre generoso en el despliegue físico. Inteligente en la dosificación, la baja de Shengelia ha mermado un tanto un impacto defensivo que no obstante por momentos es más que correcto en el cierre del rebote e incluso en la intimidación. Quizás un punto menos fresco que al principio de curso, en las manos y, sobre todo, en la cabeza del jugador griego reposan una buena parte de las opciones de un equipo que sueña legitimamente con traspasar su última barrera pendiente. 

Imagen

EL ENTRENADOR 

En su segunda etapa al frente del Baskonia, Velimir Perasovic ha conseguido de nuevo alcanzar la final four consolidando su idilio con un club en el que ya su paso como jugador fue notable. Con algo más de cintura táctica que en su primera etapa, el entrenador croata (aunque más bien serbio en cuanto a escuela...) mantiene su apuesta por un baloncesto exigente, ajeno a las excusas y de enorme desgaste. Con la confianza de sus jugadores y con libertad ofensiva, defensivamente Peras ha construido un equipo agresivo y de una dureza mental extraordinaria. Sublimando el concepto de equipo a través de la exigencia, Peras ha logrado construir uno de esos raros conjuntos que rinde por encima de su “nombre”, sus posibilidades teóricas y además lo hace con regularidad y competitividad los días clave. 

CARRERA

Como entrenador Velimir Perasovic tenía su primera experiencia seria dirigiendo al baloncesto Sevilla en la temporada 2004/05, siendo cesado en el tramo final de la temporada. Meses después, con la 05/06, se hace cargo del Baskonia en su primera etapa logrando entrar en la final four de Praga gracias al recordado triunfo en Atenas en el tercer partido de cuartos de final. Finalista de la acb, comienza el curso siguiente imponiéndose en la supercopa pero un problema cardíaco y cierta falta de confianza cierran su primera etapa en el banquillo alavés. Tras su recuperación, Peras se hace cargo del Estudiantes, donde, tras muchas dudas, consigue la salvación en la última jornada. Ya en la 2008/09, el técnico vuelve a Croacia para dirigir durante dos temporadas a la Cibona de Zagreb. En su primer año logra el doblete nacional y el segundo repite en liga, quedándose además a las puertas de la liga adriática tras el increíble triple de Kecman. El buen baloncesto de los de Zagreb (con Jamont Gordon o Bogdanovic a la cabeza) abre a Perasovic las puertas de un grande llegando al banquillo de un Efes, donde gana la copa president pero vuelve a ser cesado en Marzo (mismo mes de sus despidos en Sevilla y Vitoria). Tras unos meses de parón, en Enero de 2012 se hace cargo del Valencia basket cargo en el que permanece durante tres años (es cesado en enero este vez de 2015). En ese periplo, el equipo valenciano logra la eurocup de 2014 y el subcampeonato en 2012 amen de ser finalista copero. El pasado verano, Perasovic dirigía a Croacia en el eurobasket, siendo eliminado en octavos de final por la Republica Checa...de Jan Vesely. 

LOS INICIOS DEL JUGADOR

Si como entrenador Velimir Perasovic va haciendo camino para construirse una carrera interesante, como jugador su periplo fue realmente notable, en especial en lo colectivo. Natural de Stobrec, en la Dalmacia croata, Perasovic entra a temprana edad a formar parte de las categorías inferiores de la Jugoplastika, destacando rápidamente por su rápida asimilación técnica y su facilidad ofensiva. Esas características no pasan desapercibidas y el hoy técnico baskonista pasa pronto a formar parte de las categorías inferiores de la selección yugoslava. Con Yugoslavia, su primer gran torneo es el europeo cadete de 1981 en Katerini, donde su buen tono individual (tercer máximo anotador del equipo tras Drazen Petrovic y Sasa Radunovic) contrasta con el decepcionante quinto puesto final en una selección que hasta la fecha no se había bajado del podio. Con algo menos de protagonismo ofensivo (Drazen, Cvjeticani o Sobin le superan en minutos y anotación), el año siguiente Perasovic suma la plata en el europeo junior tras caer ante la Urss de un gran Biriukov. Unos meses más tarde en los juegos de los balcanes junior llega su primer oro. Sin embargo, el verano del 83 no resulta tan provechoso y en el mundial junior de Palma de Mallorca la Yugoslavia de Peras, Cvjeticanin, Zdovc, Sobin, Mavrenski o Bukumirovic no pasa del octavo puesto. Velimir vuelve a ser el tercer máximo anotador de los plavi tras Cvjeticanin y Bukumirovic. Ya con minutos claros en el primer equipo de los de Split, Perasovic pasa a disputar dos torneos a las ordenes de Dusan Ivkovic. La primera de ellas en Canada, en la universiada de Edmonton 83. Yugoslavia llegó invicta a la final pero en ella caí ante la anfitriona. Una excelente Canada ,dirigida por Jack Donohue y liderada en la pista por Jay Triano, que había sido capaz de eliminar a Usa en las semifinales. Un equipo estadounidense en el que estaban, entre otros, Charles Barkley, Karl Malone, Kevin Willis, Ed Pickney o Johny Dawkins, lo que da una idea de la fortaleza del torneo. La Yugoslavia que se llevo la plata contaba además de con Ivkovic en el banco y Perasovic en la pista, con jugadores como Drazen Petrovic, Grbovic, Cvjeticanin, Mutapcic, Jadran Vujacic o el gran Ivan Sunara.
Un año más tarde, Ivkovic volvía a ser el entrenador de Perasovic, en esta ocasión en los juegos de los balcanes y con similar resultado: una medalla de plata, lógicamente menos lustrosa dado el nivel del torneo. La causante una derrota inexplicable ante Bulgaria en la jornada inaugural por 78-68. Ese equipo de Ivkovic contaba, al margen de Peras, con algún superviviente de Edmonton 83 como el propio Drazen junto a incorporaciones de jugadores a la postre de largo recorrido: Stojko Vrankovic, Slobo Jankovic, Pahlic , Sasa Radunovic, Milicevic o el gran Slavko Kotnik. 

A mitad de década, Perasovic no solo se ha establecido en el primer equipo de la Jugoplastika sino que pasa a ser su primera referencia ofensiva jugando prácticamente siempre como base, al menos en el estilo croata de multidirección. Con esa premisa, en 1985 Peras debuta con la selección absoluta en un amistoso ante Cuba en el que anota 9 puntos. Disputa otros cinco partidos más con una Yugoslavia sin principales estrellas y en el último de ellos consigue 25 tantos ante la Urss. Pese a sus buenas actuaciones, no logra entrar en la lista para el eurobasket y habrá de esperar hasta finales del año 89 para volver a la selección en el marco del preuropeo 91, de nuevo aprovechando la ausencia de Drazen Petrovic. Y es que, tras liderar en anotación a una modesta Jugoplastika, el ascenso del equipo coincide con un paso atrás en su jerarquia. Por un lado, la irrupción de Kukoc y Radja abren una nueva vía y por otro la llegada de Boza Maljkovic cambia el sino del equipo. En dos años, el técnico firma a dos bases puros como Pavicevic y Sretenovic, moviendo a Perasovic a un puesto de escolta donde la llegada de Ivanovic le relega a la suplencia. Con problemas para aceptar su nuevo rol y las nuevas exigencias defensivas, el croata tarda unos meses en entrar en dinámica pero acaba por conseguir convertirse en un jugador muy distinto. El resto es historia con tres títulos de Europa y cuatro de liga consecutivos. El éxito y su nuevo papel, le llevan a sustituir al lesionado Danilovic en el mundial del 90 repitiendo oro con Yugoslavia en el eurobasket de Roma. Con un papel menguanta y por detrás de Komazec, Perasovic aun habría de sumar otras tres medallas con Croacia mientras comenzaba su carrera en España. Máximo anotador en Lugo, tres finales de Recopa en Vitoria y un título copero unido al triunfo europeo del 96, Fuenlabrada, Alicante...una carrera ACB (y Leb increíblemente) de notable nivel. Es posible que esa visibilidad para el espectador español haya sobrevalorado un tanto su figura, al menos en cuanto a sus coetáneos pero no cabe duda de que su tiro, su trabajo y su competitividad le convirtieron en un jugador cuanto menos especial. 



LOS NÚMEROS : 

http://www.euroleague.net/competition/t ... 015#!stats

QUINTETOS MÁS UTILIZADOS:


http://gigabasket.org/index.php?type=li ... eason=2015

Imagen


EL JUEGO

ATAQUE

RITMO: No cabe duda de que una de las grandes fortalezas de este Baskonia ha sido el ritmo que ha logrado imponer a sus partidos. La facilidad de los bases, Blazic o Hanga para correr la pista un aval. Datos en mano, el Baskonia es el equipo con más posesiones por cada cuarenta minutos en la euroliga

TIRO EXTERIOR: Pese a ser el equipo que peor porcentaje de triples acumula entre los cuatro participantes en la final four, el cuadro de Perasovic ha vivido con el 6´75 alguno de sus mejores momentos. Las rachas de Adams o Bertans pueden ser un factor diferencial en un momento puntual.

LOS BASES: Pocas parejas como la que forma Adams y James tienen tanta dinamita en sus manos. Imprevisibles en el mejor sentido de la palabra, los dos estadounidenses están ante el mayor escaparate de sus vidas. Si no acusan la presión pueden ser un factor tremendamente importante.

BOUROUSIS: El padre del equipo, el contrapunto al ritmo y la clarividencia. Sacando faltas en los momentos de sequía, pasando a los cortes, poniendo pausa o “sorprendiendo” desde el triple, el pivot griego ha de ser clave.

DEFENSA

IDENTIDAD: Nunca una sola cuestión puede llegar a explicar un éxito como el baskonista pero si hubiera que quedarse con lo que ha hecho especial a este equipo, al menos en su mejor versión, sería precisamente el rendimiento defensivo.

ACTIVIDAD: Una de las grandes claves en la extraordinaria temporada del Baskonia ha sido sin duda su actitud defensiva. Una defensa agresiva, valiente y, en ocasiones, más encaminada a la activad que al concierto.

LA PINTURA: Tras la baja de Shengelia el conjunto de Perasovic sufrió durante algunos partidos en su defensa interior. A la ausencia del buen papel del georgiano se unía un Bourousis más solo y más autoregulado así como los minutos de Bertans como cuatro. Más rodado, entre Diop (al que Perasovic ha probado como 4) y Planinic deben dar oxigeno al pivot griego para que pueda emplearse en ambos lados. 

RECUPERACIÓNES: De los cuatro equipos presentes en Berlín, el Baskonia es el conjunto que más balones recupera. 

ESPECIALISTAS: Aunque en lineas generales los de Gasteiz han han funcionado estupendamente, sería injusto no reconocer la extraordinaria temporada defensiva de Hanga (probablemente la clave maestra de todo el edificio) o los grandes picos de intensidad de James o Blazic. La presión en la línea exterior y las ayudad a los interiores fundamentales. 

APUNTE HISTORICO

http://falso9sports.com/wp-content/uploads/arlauckas333.jpg

1993 Una Copa para hacerse más fuerte 

Incluso para un equipo acostumbrado a los cambios de un año a otro, o incluso durante un mismo curso (James, Adams y en menor medida Hanga se incorporaron el año pasado con la temporada ya iniciada), la metamorfosis vivida este año por el Baskonia resulta notable. Una metamorfosis con premio con la vuelta a la copa tras la ausencia del año pasado y ahora con la llegada a la final four, ocho años después de su última presencia. Ganar la liga es maravilloso y el Baskonia lo ha hecho hasta en tres ocasiones, las tres con el factor cancha en contra y las tres por un contundente 0-3. A cambio las lesiones en distintos play-off, el triple de Herreros o los quintos partidos cayendo en casa en semis ante Estudiantes o Barcelona permanecen en las pesadillas vitorianas. Con todo, reconociendo lo importante de esas gestas, el Baskonia siempre ha tenido, en sus mejores días, un idilio especial con la copa y con Europa. Copas se ha llevado hasta seís, mientras que en Europa la Recopa del 96 se une a su presencia en cinco final four y el recordado subcampeonato de 2001. La historia europea, del entonces Caja de Alava, había empezado años antes, en la Korac del 86 con un triunfo en Holanda por 73-88 ante el Werkendam. Dirigía al equipo Pepe Laso y en la pista, al margen de su hijo Pablo estaban jugadores como Alberto Ortega, Terry White, Willie Simmons o el propio Josean Querejeta. El Caja superaría esa eliminatoria para caer en la siguiente ante el Asvel de Gilles donde brillaba la excelsa zurda de Phil Szanyel. Seis años después el club volvería, con más éxito, alcanzando los cuartos tras una victoria ante el Zadar. 79 puntos les endosaba Joe Arlauckas en el doble enfrentamiento de la liguilla al equipo de Komazez, Popovic o Sarlija. Con todo ambos pasaban a cuartos, dejando en la cuenta a la Benetton de Kukoc y Del Negro que unas semanas después haría historia en la lega. Algo se gestaba y en aquellas noches europeas comenzaba a prender un sueño. El sueño europeo. Un sueño europeo que en cierta forma acabaría por entroncar con el copero.

Aunque el título de inicio puede llevar a la conclusión de que las siguientes líneas surgen de alguna suerte de justificación dipsómana, en realidad no es más que la particular teoría de un servidor sobre el origen de la idea del Baskonia como equipo grande. Los parámetros por los que se puede llegar a medir la grandeza de un club son tan subjetivos y variables que sería poco menos que imposible ponerse de acuerdo en un baremo relativamente fiable, y sin embargo, trayectorias como las seguidas en los últimos 20 años por el club que preside Josean Querejeta no dejan lugar a dudas sobre su calado. Pero, ¿cuál fue el origen de esta visión? Con cuatro presencias consecutivas en los cuartos de final ligueros y el sólido patrocinio de Taugres, el club vitoriano afrontaba la década de los noventa autoconvencido de su fortaleza y decidido a ir un paso más allá en sus aspiraciones. A tal efecto, de cara a la temporada 90/91 el club contrataba como entrenador al norteamericano Herb Brown, quien en su truncado paso por Badalona había acreditado fama de técnico metódico, exigente, escrupuloso y trabajador, encarnando un perfil que con el tiempo sería clásico en Gasteiz. Junto a Brown, el Taugres apostaba por una nueva pareja foránea conformada por Scott Roth y por un Joe Arlauckas que llegaba avalado por dos excelsas temporadas en Málaga. Con Pablo Laso en la dirección y Ramón Rivas ejerciendo de jefe en la pintura, Arlauckas no tarda en erigirse en la estrella (45 puntos y 20 rebotes ante el Murcia), pero colectivamente el equipo alterna grandes actuaciones con fiascos sonados. Eliminados en los cuartos de la Copa y tras una floja recta final liguera, los vitorianos se encuentran en los octavos de final ante un Pamesa al que superan por 2-0, encontrando como rival en cuartos al Real Madrid. Con 25 puntos de Arlauckas y 21 de Chicho Sibilio, el cuadro de Herb Brown da la campanada en el primer partido imponiéndose por 78-81, teniendo así la oportunidad de sentenciar la eliminatoria en casa. Pese a la lógica expectación, el Taugres no se fía ya que en el aire esta el recuerdo de lo sucedido tres años antes cuando, en idénticas circunstancias, el club blanco solventaba la papeleta con un 55-103 que no dejaba espacio para la duda. Pero esta vez la historia es distinta y de nuevo con Sibilio y Arlauckas como estiletes, los de Brown dan la campanada colándose por primera vez en su historia en las semifinales, y de paso logrando el pase por segunda vez en su historia para una competición europea. En la antesala de la final, un intratable Joventut ponía fin a la aventura vitoriana. La nueva temporada lleva al Baskonia hasta los cuartos de final de la ya citada Korac, donde caen ante la histórica Cantú, mientras que en liga el equipo consigue plantarse de nuevo en semifinales, esta vez gracias a sacar adelante una durísima eliminatoria de cuartos ante un CAI al que acaba doblegando en su propia pista. En semifinales, el rival es un Real Madrid que busca vengar su eliminación de la temporada pasada, algo que finalmente consigue, no sin antes pasar por una serie de 5 partidos en la que el Taugres llega a ponerse con 2-1. A simple vista parece que el Baskonia esta asentado, pero el viejo axioma por el cual es más difícil mantenerse que llegar estaba a punto de entrar en juego. La temporada 92/93 arranca con problemas tanto a nivel local como continental, lo que acaba por producir la destitución de Herb Brown con sólo 13 jornadas disputadas. 

Un viejo proverbio atribuido a Confucio reza “que la flor de Loto nace en el barro”, y algo de eso acabaría por suceder ese año con el Baskonia. En medio de toda esa marejada, el equipo llega a la Copa del Rey abriendo la competición ante un atónito Barcelona que, cuando quiere reaccionar, se encuentra con un 26-9 en contra. Pese a ello el cuadro catalán reacciona y logra llegar al descanso con ventaja, dando la sensación de que los vitorianos han enterrado su última carta. ¿Nació en ese momento el carácter Baskonia? Probablemente no, pero sí que en un escaparate inmejorable salía a la luz en una segunda parte donde, lejos de dejarse llevar por la decepción, los vitorianos conseguían aferrarse al partido hasta el punto de tumbar al cuadro de Aito. En semifinales, el Madrid no da opción y el Taugres se ve obligado a jugar el partido de consolación… que esta vez no lo será tanto. Jugadores como Juan Antonio Orenga o Rudy Fernández poseen el curioso honor de haber sido elegidos MVP de una fase final copera sin haberse llevado el título, pero nadie puede alardear de haberlo hecho sin llegar a la final excepto Joe Arlauckas. Y es que por aquel entonces aún se disputaba el partido por el tercer puesto, y en él los 20 puntos en la primera parte del de Rochester resultan claves. 

Visto con los ojos actuales aquel podía parecer un triunfo baladí, pero con la Copa otorgando plaza europea y con los finalistas, Joventut y Real Madrid, clasificados posteriormente para la Liga Europea, aquel triunfo copero sería la puerta por la que el TAU, posteriormente eliminado en la liga por el León a las primeras de cambio, consiguiera entrar de nuevo en Europa a través de una Recopa que acabaría por poner a los vitorianos en el mapa europeo pese a la derrota ante el Olimpija de Sagadin, Hauptman, Horvat y compañía. Aquella sería la primera de tres finales continentales consecutivas: derrota en el 95 ante la Benetton de D´Antoni (y del mejor Naumoski) y triunfo ante el PAOK de los jovencísimos Stojakovic y Rentzias. Aquellas tardes europeas tendrían también su reflejo local y en él los recuerdos coperos un lugar especial: la caída de Nicola en el 94, el primer título un año después, el mate de Bennet en el 99 y su canasta ganadora tres años después, el heroico subcampeonato de 2003 y, cómo no, hasta tres triunfos finales más. Puede que sólo fuera una casualidad, pero no deja de resultar sugerente pensar que aquella Copa del 93 fue la puerta definitiva que introdujo al Baskonia en el sitio que hoy ocupa: el de los realmente grandes. 

Imagen


DATOS, CLAVES, CURIOSIDADES....

LA EXPERIENCIA ES UN GRADO (Participaciones en la final four)

FENERBAHCE

Kostas Sloukas: 3 (Campeón 2012 y 13 y subcampeón 2015 con Olympiacos) 
Ricky Hickman: 1 (Campeón 2014 con Maccabi)
Melih Mahmutoglou: 1 (Sf 2015 con Fenerbahce)
Bogdan Bogdanovic: 1 (Sf 2015 con Fenerbahce)
Jan Vesely: 2 (Sf 2010 y 2015 con Partizan y Fenerbahce)
Pero Antic: (2 Campeón 2012 y 13 con Olympiacos)

Zeljko Obradovic: 14 (campeón 2000, 02 , 07 09 y 11 con Panathinaikos, 1992 con Partizan, 1994 con Joventut y 1995 con Real Madrid; subcampeón 2001 con Panathinaikos y sf 2005 y 2012 con Panathinaikos, 1998 con Bennetton ,1996 con Real Madrid y 2015 Fenerbahce) 
* Como jugador, Zeljko Obradovic fue semifinalista de la final four de 1988 con el Partizan.

BASKONIA

Ioannis Bourousis: Ioannis Bouroussis: 4 (Finalista 2010 y sf 09 con Olympiacos, campeón 2015 y finalista 2014 Madrid) 

Velimir Perasovic: 1 (Sf 2006 con Baskonia)

Como jugador, Perasovic fue campeón en el 89, 90 y 91 con la Jugoplastika (Pop 84 en el 91) de Split.

OTROS TITULOS EUROPEOS:

Zeljko Obradovic: Campeón Saporta 97 y 99 con Real Madrid y Benetton respectivamente. 

MEDALLISTAS (Senior)
Bogdan Bogdanovic: Plata mundial 2014 con Serbia
Nikola Kalinic: Plata mundial 2014 con Serbia
Zeljko Obradovic: Oro en el mundial de 1998, oro en el eurobasket 1997, plata en los JJOO de 1996 y bronce en el eurobasket de 1999 con Yugoslavia (serbomontenegrina). Como jugador, oro en el mundial de 1990 y plata en los JJOO de 1988 con Yugoslavia. 
Ioannis Bourousis: Oro eurobasket 2005 y bronce eurobasket 2009 con Grecia 

DUELO EN LOS BANQUILLOS: Siempre importante en una cita tan especial como una final four, el duelo en los banquillos tiene en esta ocasión un punto más de relevancia. Historia viva de la euroliga, Zeljko Obradovic se enfrenta a un Velimir Perasovic que conoce más que bien. Compañeros de selección en el mundial 90 donde se colgaban el oro con Yugoslavia, Obradovic y Perasovic volvían a coincidir en la selección un año después en la preparación del eurobasket 91...justo en el momento que Zeljko abandonaba la pista para pasarse al banquillo. En su nueva andadura, recibiría la asistencia continuada de Aza Nikolic, quien a su vez había tutelado a Boza Maljkovic en Split y quien sin duda acabó por ser decisivo en la carrera como entrenadores de varios de aquellos jugadores (Pavicevic, Sretenovic, Ivanovic, Tabak o el propio Peras). En cierta forma, y aunque luego hayan evolucionado y mutado, salvando las distancias podría decirse que Obradovic y Perasovic nacen como entrenadores en la misma escuela. En lo que a sus duelos se refiere, sin duda el más recordado es el de los cuartos de final de 2006 donde el Tau lograba el paso a su segunda final four venciendo al Panathinaikos en el Oaka. En su época de jugadores, sus caminos se cruzaron en multitud de ocasiones, en especial en la final liguera del 88. 

DOBLE CAMPEÓN: Si el Baskonia saliera campeón de Berlín, Velimir Perasovic se convertiría en la cuarta persona en ser campeón de Europa como entrenador y jugador. A lo largo de la historia de la copa de Europa de baloncesto, solo tres personas han conseguido alzar el título en la doble faceta de jugador y entrenador: Ardenak Alachachian(Cska Moscú), Lolo Saiz (Real Madrid) y Sveteslav Pesic (Bosna Sarajevo/Barcelona). De los tres solo el título como entrenador del serbio se produjo en la final four por lo que aun nadie ha conseguido llevarse una final four en ambas facetas. Hasta el momento, quienes más cerca han estado son Dusko Ivanovic y Panagiotis Giannakis que tras haber sido campeones como jugadores lograron alcanzar la final desde el banquillo. En el caso del griego, el logro hubiera sido doble ya que ya había logrado el doble triunfo como entrenador y jugador en el eurobasket. Más numeroso es el club de quienes han participado en la doble faceta jugador/entrenador en una final four: Al margen de de los ya citados Giannakis e Ivanovic, hasta la fecha “el club” cuenta con la presencia, de Zeljko Obradovic ,Pablo Laso Mike D´Antoni, Velimir Perasovic,Evgeni Pashutin, Giannakis, Perasovic e Ivanovic. De ganar el título, Peras tendría tres de las cuatro patas, ya que en su día fue campeón del eurobasket con Yugoslavia. Un logro que con la Urss también logró el armenio (natural de El Cairo) Alachatchan. Más numeroso es el grupo de entrenadores que han sido campeones de Europa con selección y club: Pesic, Obradovic, Ivkovic, Giannakis, Gomlesky, Gamba, Tanjevic, Novosel y Nikolic. 


DEFENSA: Siempre fundamental en este tipo de citas, en el duelo entre Fenerbahce y Baskonia el aspecto defensivo parece aun más importante. Clave para los dos equipos, el terreno defensivo presenta varias incógnitas. Paciente por lo habitual en su ataque el Fenerbahce tratará de probar la paciencia baskonista por lo que los de Perasovic necesitaran dosis extra de paciencia. En el otro lado, el equipo turco ha desarrollado una de las defensas más espectaculares de los últimos años. Menos vistosa y activa que la baskonista, pero tremendamente física y compleja. Sólida en el exterior y sellada en las cercanías del aro, la defensa otomana puede tener diversas configuraciones. Con Hanga y Bertans como comodines, parece que el Baskonia presenta armas para equilibrar los desequilibrios de los quintetos altos de Obradovic. Más incógnitas revela el papel cuando Antic o Datome ocupen el puesto de 4. De la capacidad para contrarestar esos espacios puede depender la suerte de un partido en el que secundarios como Planinic o Hickman pueden tener su momento clave.

TIRO EXTERIOR: Fundamental en las rachas ofensivas del Baskonia, el triple puede ser otro de los aspectos clave del encuentro. El Fenerbahce es el segundo equipo que peores porcentajes de triple provoca entre los 24 de la euroliga y el mejor en la BSL, una tendencia que en los play-off ha acentuado ante el Real Madrid. De la capacidad de James, Adams o Bertans para entrar en racha puede depender el partido. Udoh o Vesely se muestran más cómodos en el aro por lo que no sería raro que Bourousis dispusiera de varios tiros cómodos (en euroliga ha intentado 75 triples cuando su record era de 37 hace ocho años). Importante su acierto...sin renunciar a tener presencia en la pintura.

RITMO: En principio, y pese a las bajas, un ritmo alto de partido puede ser del interés del Baskonia.

DARIUS&MIKE: En una cita habitualmente tan táctica, la facilidad de los bases baskonistas para salirse del guión puede ser una bendición. Obradovic buscará minimizarlos. Su (teórica)inexperiencia y el desgaste de Sloukas o Hickman pruebas a superar. Pese a su aspecto Dixon suele ser incómodo para el bote y no sería extraño que Urgulu o Mahmutoglou tengan algún minuto puntual de desgaste. Cómodos jugando juntos y mucho más fiables de lo que parecen, pueden seguir revolucionando el torneo. 

BALANCE: Fenerbahce y Cska comparten el mejor balance victorias/derrotas de la temporada, pero de los últimos once años el equipo que mejor llegaba solo ha alcanzado la final en tres ocasiones. Tres de los últimos cuatro años la euroliga ha sido para el que peor balance presentaba...

SIMILITUDES: El Fenerbahce llega a su segunda final four con el mismo balance de victorias derrotas que el año pasado, de nuevo venciendo 3-0 en cuartos (primer equipo en lograrlo dos años seguidos) ,de nuevo ante el vigente campeón de Europa y vuelve a tener un rival acb en semifinales. El año pasado Nemanja Bjelica y Jan Vesely este, han sido parte del primer quinteto ideal del torneo y ambos tuvieron lesiones justo antes de la FF. El Baskonia vuelve a la final four como en 2006 ganando en Atenas (aunque para delirio griego el de 2001 ante Peristeri, Olympiacos y Aek). Bourousis ha sido elegido en el mejor quinteto de la temporada como lo hiciera en la 2008/09, donde disputó la final four enfrentándose a Obradovic en la semifinal. En aquel partido el griego tuvo la bola para forzar la prorroga, en un motivo más para encontrar motivación ahora.

VERSATILIDAD: Otro de los puntos fuertes del Fenerbahce. Como ejemplo más clarificador el visto en Madrid en el tercer partido donde Kalinic y Datome disputaban varios minutos como pareja interior para a continuación pasar a ser la pareja exterior junto a Antic y Udoh. El papel de Bogdanovic, la duplicidad de Hickman y Sloukas y las parejas interiores bazas de los de Obradovic. Desgaste con Vesely-Udoy y más que probable resolución en caso de partido igualado con cuatro pequeños...una configuracón que Obradovic ha explotado en los dos encuentro ligueros previos a la final four. Enfrente las pruebas de Diop como 4 pueden dar un punto más de flexibilidad con Hanga y Bertans pudiendo igualar por fuera o dentro. Probablemente bastantes minutos con los dos bases en pista. 

ROTACIÓN: Dentro de los cánones actuales ambos equipos manejan rotaciones relativamente cortas, algo que en el caso baskonista se ha acentuado con las bajas y los problemas físicos. El uso de jugadores no habituales en momentos puntuales, guarecerse de faltas innecesarias y el control de las emociones puede ser clave. 

REFERENTES: Con Hanga como termómetro defensivo, la pareja de bases y Bourousis deben ser los asideros en los malos momentos de los baskonistas. Fundamental será el papel del griego, que debe mantener la cabeza fría en un partido en el que presumiblemente se va a repartir bastante juego duro. No huir de la pintura y evitar descentrarse fundamental para los suyos. En el Fenerbahce sus teóricos cinco titulares mantienen registros anotadores muy similares aunque Bogdanovic y Datome aparecen como los jugadores referencia en los momentos clave. Ojo a Sloukas o Hickman, con más personalidad que juego aun.