miércoles, 13 de abril de 2011

PANATHINAIKOS-SIENA




PANATHINAIKOS-SIENA






Los grandes dominadores de la liga griega e italiana, se miden en una semifinal de pronóstico incierto a la que llegan tras apear de la competición a sus dos últimos finalistas. Dos escuadras en el que el bloque prevalece sobre las individualidades, un duelo en los banquillos entre el gran dominador de la final four y uno de los técnicos más emergentes en el viejo continente y unos estilos de juego con rasgos bien diferenciados, auguran una semifinal competida y de enorme interés.

Precedentes:

Esta temporada: Inédito
En Final four: Inédito
Historia copa de Europa: 12-8 Panathinaikos
Otras competiciones europeas: Inédito

Enfrentamiento usual en la ultima década, el balance de victorias derrotas resulta ligeramente favorable al conjunto ateniense. Su primer cara a cara data de la Suproliga 2000/01 donde el Panathinaikos, a la postre subcampeón, se imponía en los dos encuentros, de manera muy clara en el primero de ellos (65-97 en pista italiana con Bodiroga, Rebraca y Middleton anotando 15 puntos) y de manera más apretada en el segundo (99-95 en Atenas con 17 puntos de Burke para los locales y 35 de Brian Evans para los toscanos, incluyendo 9 triples).
El cara a cara más reciente se remonta dos temporadas atrás, cuando el Panathinaikos conseguía acceder a la final four de Berlín tras deshacerse en la eliminatoria de cuartos de final del Siena por un 3-1, en una serie donde el Siena conseguía vencer en el segundo partido en Atenas pero donde los de Obradovic reaccionaban llevándose dos triunfos en la cancha toscana.
Entre medias quizás lo más destacable sea la doble victoria del Siena en el Top 16 de 2004 que abría al, por entonces, conjunto de Recalcati las puertas de la final four (por entonces no había play-off de cuartos). La proeza se consumaba en la ultima jornada con el Siena venciendo en el OAKA por 77-86 en un gran partido de Vrbica Stefanov y Bootsy Thornton.
Otro de los encuentros destacados entre Panathinaikos y Montepaschi tuvo lugar en el Top 16 de la temporada 2002/03 con la espectacular victoria ateniense por 111-103 con Tsartsaris anotando 23 tantos y Turckam yéndose a los 36 de valoración.




MONTEPASCHI SIENA


Campeón de Europa:-
Subcampeón de Europa: -
Final Four: 4ª (2003, 04, 08 y 2011)
Otros títulos europeos: Campeón Saporta 2002
Ligas: 5
Copas: 3

Esta temporada:

Fase regular: 1º Grupo C 8-2
TOP 16: 2º Grupo G 4-2
Play-off: 1-3 a Olympiacos
Total: 15-5




En una temporada que se presumía poco menos que de transición dada la importante reestructuración que sufría en verano (bajas del calado de McIntyre, Sato, Domercant, Hawkins o Eze), el Montepaschi Siena ha vuelto a demostrar lo coherente y acertado de su modelo, logrando clasificarse por cuarta vez en su historia para una final four y todo ello tras haber desplegado uno de los juegos más atractivos del torneo y de haber superado serios problemas de lesiones.

Precisamente esa fe en sus posibilidades ha sido una de las claves de un Siena, que ,tras una primera fase de gran nivel, veía como la lesión de Lester McCaleb, autentico motor toscano hasta ese momento, ponía en entredicho sus aspiraciones en especial tras caer derrotados en las dos primeras jornadas del top 16. Su reacción en el top 16 o en los propios cuartos, donde encadenaban tres triunfos consecutivos tras cosechar una increíble derrota en el primer acto, hablan a las claras de la solidez del conjunto de Pianigiani.
Con una rotación más amplia de la acostumbrada en sus ultimas temporadas, en especial tras la llegada de Jaric y Akindele, el Siena de esta temporada ha perdido capacidad de amenaza en el tiro exterior y rara vez encadena las oleadas ofensivas pretéritas, pero a cambio sigue mostrándose como un equipo agresivo en defensa y muestra un grado de sencillez y eficacia en ataque casi sin parangón en una euroliga que esta temporada no se ha caracterizado precisamente por sus excesivas alegrías.

Si en las semanas que restan, Lester McCaleb logra recuperar su mejor nivel físico y Ksistof Lavrinovic llega con su espalda en condiciones, el Siena no tiene nada que envidiar a ninguno de los otros tres participantes y podría hallarse ante una oportunidad unica de hacer historia.


EL APUNTE HISTORICO:

ANTES DE LA DECADA PRODIGIOSA

Situada en la toscana italiana, cuenta la leyenda que los hijos de Remo, Asquio y Senio, fueron los encargados de fundar la bella ciudad de Siena entre las tres colonias que hoy en día la rodean. Leyenda o verdad, lo cierto es que hoy en día esta pequeña joya en nada desmerece la belleza de sus “vecinas” Florencia o Pisa, y de hecho su centro histórico ha sido declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO gracias sobre todo a su maravilloso herencia medieval. Es aquí, al calor de sus interminables y angostas callejuelas y el enigmático influjo gótico de su catedral, donde paso a paso y con la coherencia por bandera, Ferdinando Minucci ha ido moldeando un proyecto ganador que domina con solvencia la Lega y se codea sin sonrojo con los grandes clubes europeos. Con poco más de cien mil habitantes, Siena aúna las dos caras de la Toscana la de la belleza casi sobrenatural de sus ciudades (el síndrome de Stendahl) y campos, con la de la herencia luchadora encarnada en Livorno, cuna del partido comunista italiano (impagable las paginas que Enric González le dedica en su “Historias del calcio”) o de Carrara, la ciudad de donde nació el mármol que Miguel Ángel utilizo en su David y sede de uno de los mayores centros anarquistas que hoy resisten en esta Europa cada vez más cansada de si misma.





Ubicado el entorno mucho más complejo resultar fechar el nacimiento exacto del baloncesto sienes, por más que se tenga asimismo como el más antiguo de Italia, criado en una de las instituciones deportivas más antiguas de Italia, Mens Sana.

Más claro es su ascenso a la elite, para el que el club toscano habría de esperar hasta los años 70 obteniendo una meritoria séptima plaza en la temporada 73/74 bajo las ordenes de Ezio Cardaioli y con Carl Johnson y Enrico Bovone como sus jugadores de referencia.

Convertido en un club “ascensor”, Siena vive años de idas y venidas con algunos momentos de gloria como su primera participación europea. En la Korac 79/80, y bajo el patrocinio de Antonini, el Siena alcanza la liguilla de cuartos de final con George Bucci como referencia sucumbiendo en un cuádruple empate donde el beneficiado es el Happoel Tel Aviv (a la postre eliminado en semifinales por la Cibona de Novosel) quedándose en la cuneta, junto a los toscanos, el Aspo francés y el Borac Cacak serbio donde empezaba a despuntar un joven base llamado Zeljko Obradovic.

El club debería esperar catorce años más para volver a una competición europea, en concreto la Recopa del 94 (eliminados por el Tofas Bursa en la tercera ronda.

Pero si hay un momento clave en la historia del club sienes ese es la llegada de Ferdinando Minucci apenas comenzada la década de los 90. Natural de la propia Toscana, Minucci llega al club para realizar tareas relacionadas con el marketing pero en apenas un par de temporadas pasa a hacerse cargo de la dirección deportiva logrando su primer gran éxito en la temporada 92/93 cuando la Mens Sana asciende, ya definitivamente, a la máxima categoría del pallacanestro guiado por la presencia del elegante Darren Daye. Formado en UCLA, y de interesante carrera en la NBA, Daye pasa por ser uno de los norteamericanos más elegantes y plenos de clase que vieron las pistas europeas, siendo clave en los dos títulos ligueros de Scavolini (87/88 y 89/90) así como en el subcampeonato de la Korac y el acceso a la final four de 1991.

Las siguientes temporadas son de plena consolidación con apuestas sobre seguro y con nombres tan reconocibles como los de Sandro DellÁgnelo, Larry Middleton o Gerald KIng los toscanos logran un meritorio 6º puesto en la temporada que vuelve a abrir las puertas de Europa. El periplo por la Korac 99 es altamente positivo y el conjunto sienes solo cede en los cuartos de final ante el futuro campeón, un F.C.Barcelona que necesita apelar a la épica para en la vuelta en el Palau para, de la mano de Gurovic y Djordjevic,vencer a los italianos por 76-59, 17 puntos de ventaja…solo uno más de los que el Siena había logrado en la ida (87-71 con 24 puntos de Larry Middleton).

Las bases asentadas, la gestión humilde pero segura, fiable y sin tendencia al gasto descontrolado, visto en perspectiva todo parece preparado para el salto final y este llega con el nuevo milenio.

Fundado en 1472 por la Magistratura de la ciudad de Siena,como un monte de piedad, la Banca Monte dei Paschi di Siena S.p.A. (MPS) es el banco en funcionamiento más antiguo del mundo y es , a día de hoy, la tercera entidad bancaria más importante de Italia. Antiguo empleado del sector, Minucci consigue la implicación de Montepaschi en el club a través de un patrocinio directo y, quizás lo más importante, de una autentica identificación ciudadana con un proyecto que ahora si ya se muestra claro y diáfano.

El resto ya es historia más conocida, en 2001 aprovechando el cisma europeo Siena, con Gorenc y Evans de puntales, participa en la Suproliga, pero es un año después cuando da el gran salto. Finalistas coperos, los 35 puntos en la final de Roberto Chiacig no bastan para frenar a una Kinder que con 28 de Ginobili y 17 de David Andersen se lleva el título por un ajustado 79-77.

Lejos de ser una decepción, la temporada sigue viento en popa y el Siena se alza con la copa Saporta derrotando en la final al Pamesa de Valencia y por si fuera poco se gana plaza en la siguiente euroliga. La rapidez de Stefanov, la clase anotadora de Naumoski, el trabajo de Chiacig o la polivalencia del gran Milenko Topic arman un equipo heterodoxo pero brillante y muy difícil de superar, capitaneado en el banquillo por Ataman.

La temporada siguiente se habría de saldar con un nuevo, e inesperado éxito, al alcanzar la final four de Barcelona (donde por cierto sus seguidores se hicieron querer con su gran sentido del humor y sus ingeniosas pancartas “Sexo, droga y pick n´roll”…). La base del equipo la sustentan la excelente dirección de Vbrica Stefanov, los puntos de Alphonso Ford y los rebotes de Turckan, aunque hay que reconocer que su pase a la final four fue cuanto menos rocambolesca.
Por aquel entonces la primera fase de la euroliga se componía de tres grupos de 8 equipos de los cuales los 5 mejores de cada grupo y el mejor 6º de los 3 accedía al TOP 16. Llegada la ultima jornada la única opción de los toscanos, que debían jugar el jueves, pasaba solo por ser el mejor sexto y el primer resultado de la jornada del Miércoles les daba alas, pues el Pau Orthez caía en casa y se quedaba en 6 victorias, las mismas que el Siena tendría si ganaba el día siguiente y con un average más beneficioso. Pero paralelamente, otro resultado daba al traste con las ilusiones del Mens sana, que contemplaba estupefacto como el Real Madrid perdía en casa ante el Villaurbane, quien liderado por un enorme Guylas (en todos los sentidos) se colaba como quinto y dejaba a los blancos como sextos, obligando al Siena a obtener una victoria clara. El resultado de ese partido lo dice todo: 112-49 ante un Buducnost (Milojevic, Koljevic, Pavlovic, Cabarkapa…) totalmente desbordado. Con la inercia del milagro el Siena afrontaba el TOP 16 (por entonces el primero pasaba directamente a la final four) y completaba la gesta dejando por detrás al Panathinaikos (vigente campeón, Skipper y Ulker). Pese a caer en las semis ante el Benetton y no pasar del 4º puesto en la Lega, el éxito era todo un hecho.


En esta tesitura y con la salida de jugadores clave como Ford o Turckam y del propio Ataman, el Siena decide apostar por Carlo Recalcati. Recalcati toda una leyenda en el basket italiano, era un tirador excepcional y junto a Marzorati había liderado al Cantu durante los años 70 consiguiendo dos escudetos y 6 títulos europeos (3 Korac y 3 recopas) con actuaciones memorables ( 50 puntos entre los dos encuentros de la final del 73 o su pique con Kikanovic en la del 74 ). Como entrenador tampoco se quedaba corto y había guiado al título a la Fortitudo y al Varese y ese mismo verano al bronce europeo a una brillante y sorprendente Italia.


Recalcati apuesta por una nueva pareja de extranjeros (Thornton-Vanterpool), amen de la por la llegada de un David Andersen que habrá de ser decisivo y por un basket más dinámico que pronto daría sus resultados. En primer lugar el Siena consigue repetir presencia en la final four, donde cae en una extraña y espectacular semifinal. Extraña porque pese a la trascendencia y a la rivalidad el partido resulta un tanto frío ya que el pabellón esta prácticamente vació por la negativa de las aficiones a viajar a Tel Aviv y la desidia del público local que se reserva para “su” Maccabi. Y espectacular, por resolverse mediante una prorroga (la única hasta la temporada en la historia de la final four que no se ha disputado en el partido de consolación) y por el juego presenciado. Finalmente el Siena cae por un ajustado 103-102 ante un Skipper de Bolonia (Vujanic, Basile, Pozzeco, Smodis, Van der Spiegel, Lorbek, Mottola, Delfino, Bellinelli…) que ya había propiciado algunos de los momentos más brillante de la temporada con resultados de lo más abultado (derrotas caseras 114-118 ante el Panathinaikos o 104-111 ante Maccabi o grandes vitorias fuera 89-99 en Tel Aviv o en casa 117-107 al Zalgiris).

Lejos de conformarse el Siena se planta en la final liguera tras dejar en la cuneta a Varese y Scavolini con sendas demostraciones de fuerza.

Tras su vibrante semifinal europea, Siena y Skipper vuelven a encontrarse, esta vez en la final de la lega a la que ambas escuadras han llegado invictas en play-off y pese a que el Siena cuenta con el factor pista, los precedentes no son buenos (4-1 para el Skipper durante la temporada). La final se disputa en formato alterno y arranca con victoria del Siena tras una gran segunda parte. En el segundo encuentro, disputado en Bolonia comienza a emerger la figura de Andersen que guía al Siena a la remontada en el último cuarto y termina con 15 puntos y 25 de valoración. Con todo, la consagración definitiva del pivot australiano, que en Bolonia no había dejado de ser un excelente complemento, llega de nuevo como local y ya desde el primer momento. El Skipper enrabietado sale con un 0-5 pero el australiano replica con 6 puntos seguidos que lanzan definitivamente al Siena que acaba aplastando al Skipper y logra así el primer título de su historia. Por su parte Andersen termina con 20 puntos, 37 de valoración y un espectacular 14/14 desde el 4´60 que se ve reconocido al recibir el MVP de la final….

Las dos temporadas siguientes resultan más agridulces con el equipo cayendo en los cuartos de final justo antes de que en la temporada 2006/07 Simone Pianigiani tome el relevo iniciando la actual etapa de bonanza coronada con la impresionante racha de triunfos domésticos y sus doble presencia en la final four (2008 y 2011) que configuran una década realmente prodigiosa.

LOS JUGADORES:




Candidato al Mvp de la temporada de no haber sufrido una grave lesión en el pie, el estado físico de Lester “Bo” McCalebb es una de las grandes incógnitas de la presente final four ya que de recuperar el nivel de la primera parte de la temporada el Siena vera crecer sus opciones de forma exponencial. Enormemente veloz y poseedor de un gran salto, McCalebb es un jugador desequilibrante en campo abierto y difícil de parar en el uno contra uno, que además cada vez lee mejor las situaciones de ventaja. De perfil anotador cuando se encuentra cómodo es capaz de generar juego, en especial en las rupturas hacia dentro y poco ha poco ha comenzado a sufrir menos en su tiro exterior (a principios de temporada el Caserta llego a defenderle “a lo Rondo”) hasta el punto de que si dispone de tiempo sus porcentajes son más que dignos (47% en euroliga y 43 % en lega…aunque con pocos intentos). En defensa suple su falta de centímetros con agresividad y una espectacular rapidez de manos que le permite robar un buen número de balones. En ausencia del norteamericano, Nikos Zisis dio un paso adelante reivindicando su condición de jugador importante en el ámbito europeo (máximo anotador de la Grecia campeona de Europa en 2005). Duro y temperamental, Zisis es capaz de alternar los puestos de base y escolta aunque con la llegada de Jaric parece que será su función de director la que prime. Buen pasador, sufre en el tiro exterior donde la falta continuidad, pero a cambio es un más que aceptable tirador de media distancia, en especial tras finta y bote, lo que supone su principal fuente de notación junto a las entradas a canasta donde su buen uso del cuerpo le granjea buenos réditos. Llegado de manera sorprendente para cubrir la baja de Mccalebb, Marko Jaric comenzó acusando, de nuevo, su inactividad hasta el punto de parecer un jugador que rayaba en lo mediocre. Sin embargo su excepcional serie de cuartos de final, con especial mención a su tercer partido, hacen presagiar que el papel del serbio aún puede ser crucial. Pese a sus problemas en el tiro exterior, su talla le permite ser desequilibrante al ir hacia al aro a la par que ocupar varias de las posiciones del perímetro o ayudar en el rebote. Pero con todo, la gran aportación de Jaric esta siendo su carácter, ambicioso y exigente que si bien le trajo más de un problema en el Real Madrid ha encajado como un guante en el conjunto toscano.

Máximo anotador sienes tanto en euroliga como en la Lega, Rimantas Kaukenas se ha reencontrado con su mejor baloncesto tras su frustrado paso por la capital de España, donde, tras un buen comienzo, acabo incluso fuera de la lista para los play-off. Sin excesivas ataduras tácticas y dentro de un juego directo, el lituano esta pudiendo desplegar su mejor juego gracias a la exhuberancia en pista abierta así como atacando el aro. Irregular en el tiro de 3, sus poderosas piernas le permiten en cambio labrarse tiros cómodos en la media distancia así como visitar frecuentemente la línea de tiros libres donde se muestra extremadamente fiable (por encima del 90%). Con problemas de lateralidad en defensa, interpreta bien los espacios lo que le permite ayudar también en esta faceta. Llegado como una de las apuestas personales de Minucci, Malik Hairston encarnaba una de las grandes incógnitas del conjunto toscano tras su breve paso por los Spurs y sus buenas actuaciones en Oregon o la liga de desarrollo. Problemas físicos y de adaptación, así como su falta de mordiente en el tiro exterior lastraron sus primeros meses, pero una vez pasados ha emergido el mejor Hairston. Intenso y a veces un punto acelerado, el norteamericano selecciona sus tiros y disfruta atacando el aro con potencia a la par que es capaz de castigar en el poste bajo gracias a su capacidad de salto y su facilidad para aguantar el contacto. Agresivo en defensa es de gran ayuda en el rebote.

Tras estar cedido, la lesión en el inicio de campaña de Hairston, abrió las puertas de la rotación a un David Moss que ha cumplido su papel a un buen nivel. Algo falto de talla para el puesto de tres, Moss es capaz sin embargo de postear y explotar su buena media vuelta en las cercanías del aro, desde donde también posee una interesante capacidad de leer el juego. Algo irregular y sin mucha capacidad exterior en defensa es capaz de sujetar a pares de mayor altura gracias a su potente tren superior. Hombre clave para un Pianigiani que también le ha llevado a la selección, Marco Carrareto es uno de esos jugadores que incide desde el lado menos visible en la química de un equipo. Prudente y sobrio, Carrareto selecciona bien sus opciones y es especialmente peligroso desde las esquinas. Junto a Carrareto, cierra la rotación un Pietro Aradori que tras deslumbrar en Biella (casi 17 puntos de media la temporada pasada) esta pagando el peaje de su inexperiencia ante un técnico que ya en el verano con la selección Saura incidió especialmente en alguno de sus defectos más evidentes. De buena mano y gran físico, Aradori tiene un gran primer paso y es un anotador de bastantes registros pero le falta mucha pausa en el juego y dosis de concentración defensiva donde sus buenas piernas deberían ser más importantes. Con todo, en Siena mantienen la esperanza en un jugador que a sus 22 años aun tiene mucho que ofrecer y en el que se ve el perfecto relevo de Kaukenas a medio plazo.

Mvp del torneo copero, la espalda de Ksistof Lavrinovic esta siendo un año más el termómetro que esta marcando el rendimiento de un jugador lituano, que cuando ha estado en buena condición física ha vuelto a demostrar su innegable calidad. Alternando las posiciones de 4 y de 5, la nueva distancia perjudico en el inicio sus sensaciones en el triple pero poco a poco parece volver a sentirse cómodo (7/14 ante Olympiacos en la serie de cuartos y 44% en la lega). Capaz de intimidar gracias a sus largos brazos, Lavrinovic cada vez se encuentra más cómodo en situaciones de poste bajo tanto para finalizar como para distribuir. Junto a él, la presencia de Shaun Stonerook conforma una pareja interior tan heterodoxa como compleja de frenar. Con poco más de 2 metros y con apenas cuatro puntos por partido, solo la visión pormenorizada de los partidos da una imagen del impacto en el juego de un Stonerook capaz de amenazar desde el perímetro y de penetrar por igual pero cuya mayor virtud sigue siendo su capacidad de lectura del juego. Algo menos rápido en defensa, sigue siendo capaz de provocar numerosas faltas en ataque y es especialmente intuitivo para saltar en los dos contra uno. Encarnando la primera rotación interior desde el banquillo, Milovan Rakovic es capaz de aportar puntos en poco tiempo. Sin grandes movimientos y sin una mano especialmente notable, el pivot serbio se mueve bien sin balón, pone grandes bloqueos y es hábil en las cercanías del aro aunque le sigue faltando solvencia defensiva y un mayor grado de implicación en el rebote.
Perfecto conocedor del club, Tomas Ress pasa por ser uno de los refrescos de la rotación interior dejando su mayor impronta a través de su facilidad triplista aunque en euroliga su papel se ha visto reducido tras la llegada de Jeleel Akindele. El nigeriano es un 2´10 capaz de intimidar y que lee bien las continuaciones al aro donde pese a su falta de naturalidad técnica tiene a finalizar con cierta solvencia. La otra baza interior corre a cargo del veterano Andrea Michelori, cuyo buen papel en el sorprendente Caserta de la temporada pasada le abría las puertas de un Siena donde le ha costado entrar en la rotación. Algo más presente en esta segunda mitad de temporada, Michelori aporta brega carga en el rebote ofensivo y una aceptable mano si dispone de espacios.


EL ENTRENADOR:





Sin haber cumplido los 42 años, Simone Pianigiani esta labrándose una carrera en los banquillos que apunta directamente a aquella reservada a los técnicos realmente grandes. Natural de la propia Siena, Pianigiani comienza a trabajar en el club con apenas 26 años simultaneando las labores de asistente con las propias de las categorías inferiores. Mano derecha de figuras tan dispares como las de Pancotto, Rusconi, Ataman o Recalcati, tras la salida de este ultimo Pianigiani toma las riendas de un Montepaschi al que ha llevado a estabilizarse definitivamente en la nobleza europea. Técnico asistente ya en éxitos como la Saporta de 02, las final four o de la lega 2004, paralelamente Pianigiani lograba como técnico jefe encadenar 5 títulos en categorías inferiores: 2 cadetes (02 y 03) 2 juniors (04 y 05) y uno sub 20 (2006).

Agresividad defensiva, concepto de equipo y juego directo pasan a ser sus premisas ya en la primera plantilla donde logra cotas insospechadas: segunda final four, 4 supercopas, 3 copas …y 4 legas consecutivas que colocan al club toscano a solo un triunfo liguero de igualar la racha de un Olimpia Milan que entre 1950 y 1954 obtenía cinco títulos ligueros con el gran Cesare Rubini en el banquillo (y en la pista) dirigiendo a un anotador de la talla de Sergio Stefanini o futuras leyendas de los banquillos como Sandro Gamba.
Entre tanto Pianigiani sigue acumulando números de otra época (176-190 victorias en liga en el momento de escribir estas líneas), mientras en el horizonte se le plantean nuevos horizontes en su papel de seleccionador italiano.


NOMBRE PROPIO

RIMANTAS:

En Comala comprendí
que al lugar donde has sido feliz
no debieras tratar de volver.





Es posible que los versos de Sabina atinen al plasmar la desolación que aguardaba al bueno de Juan Preciado en una Comala tan distinta a la idílica dibujada por su querida madre Dolores, pero, al menos, en el caso de Kaukenas, no es menos cierto que la vuelta a Siena ha devuelto la sonrisa a uno de los exteriores más completos del panorama cestita europeo.

Avezado trotamundos en una carrera de cocción lenta, el lituano encontró en sus cuatro temporadas en Siena el hábitat ideal para desarrollar su juego, el de un potente escolta tan capaz de tirar como de volar en campo abierto. Hasta tal punto alcanzo la identificación del escolta con la afición toscana que en tras su salida del club rumbo a Madrid, la entidad sienesa optaba por retirar su camiseta, a la par que el jugador, emocionado, afirmaba con sincera convicción que el día de mañana estaría dispuesto a volver a la entidad “incluso para barrer el parquet”. El destino es caprichoso, y tras unos primeros meses a gran nivel, su paso por Madrid se torno en un calvario hasta el punto de que la llegada de Morris Almond , Kaukenas se caía del equipo. Ahora, y con su camiseta retirada, el lituano es el guía de un Siena al que lidera en anotación tanto en la lega como en euroliga a la par que afronta la que será su primera final four “activa” tras su baja por lesión en la de 2008. Adorado por su publico y con un papel clave en el mantenimiento de la ideosicrancia de la Mens Sana, todo apunta a que Kaukenas apurara su carrera en Siena apadrinando a Pietro Aradori y quien sabe si a la excelente camada de jugadores que empieza a despuntar en las categorías inferiores, poniendo un broche de oro a una carrera peculiar:

Natural de Vilnius, la carrera de Rimantas Kaukenas comienza a perfilarse, como la de tantos otros compatriotas (Jasikevicius, Songaila, Timinskas…) en USA en un flujo deportivo (de ida y vuelta incluso si tenemos en cuenta la trayectoria vital del MVP del eurobasket de 1937 Frank Lubinas) para nada desconectado de la realidad social del país báltico*. Tras pasar por el Prattsburg Central high school, Kaukenas acepta la oferta de Seton Hall pasando a defender durante cuatro años la camiseta de “los piratas” como tan solo unos años antes había hecho otro lituano ilustre: Arturas Karnisovas.

Un tanto lastrado por sus problemas en el tiro exterior en sus dos primeros años (porcentajes en torno al 25%), su mejora a partir de su temporada sophomore relanza su rol en el equipo de New Jersey estabilizando medias anotadoras por encima de los 13 puntos, aderezadas con buenos porcentajes en el triple y frecuentes, y productivas, visitas a la línea de tiros libres. Paralelamente Kaukenas entra en la dinámica de las distintas selecciones lituanas de categorías inferiores, disputando sucesivamente el mundial junior de 1995, el mundial sub 22 del 97 y el eurobasket u 22 del año siguiente (junto a Javtokas, Songaila o Slanina), en el que quizás es su mejor torneo, en un campeonato donde Lituania es quinta y el oro es para Yugoslavia (37 puntos de Rakocevic en la final bien secundado por Jaric o Stanojevic)tras vencer a Eslovenia (Lakovic, Brezec,Maravic…) por 92-73.

Terminado su periplo universitario, Kaukenas comienza su andadura europea recalando en el Hapoel Galil Elyon. En el club de Kfar Blum (primer equipo no asentado en Israel que se proclamo campeón liguero…en el año 1993 con Pini Gherson en el banquillo), Kaukenas eleva sus medias anotadoras hasta los 18 puntos de media, pese a lo cual sigue pasando desapercibido para el gran publico europeo ,y eso que su papel en la copa Saporta es realmente llamativo superando con asiduidad los 20 puntos (48 en el doble enfrentamiento con Pamesa por ejemplo), situación que no se traslada a Lituania, donde el escolta de Vilinius es convocado para el eurobasket de Turquia, donde raya a buen nivel.
Pese a su buena actuación individual, el flojo rendimiento de una selección que un año antes había estado a punto de voltear la historia con su esplendida semifinal olímpica ante USA vuelve a alejar los focos de su verdadero nivel.

Y es que, pese al gran, y sorprendente, papel lituano en el ultimo mundial, la trayectoria de la selección baltica siempre ha tenido como verdadero leiv motiv el sueño olímpico.

Si se repasa la historia baloncestistica de Lituania tras su independencia, se puede observar que su gran objetivo han sido siempre los juegos olímpicos y, por extensión, los europeos previos.Tras su emancipación de la URSS, los lituanos se alzaron con un meritorio bronce en Barcelona .Tras este exitazo, ni siquiera se clasificaron para el Eurobasket de Alemania, quedando como consecuencia fuera del mundial de Canada. En el 95, con el billete a los juegos en disputa, se alzaron con la plata, tras la maravillosa final de Atenas, dando paso a un nuevo bronce en Atlanta 96. Al año siguiente en el europeo de Barcelona, volvieron a ausentarse las estrellas aunque esta vez si se logro el billete mundialista. En el mundial de Grecia 98, nuevas ausencias y un único resultado notable (precisamente su victoria ante USA) .En el 99, con los juegos en el horizonte, volvió Sabonis y ,pese a la derrota ante España en cuartos, el equipo se rehizo clasificándose para Sydney, sumando su tercer bronce en unos juegos. En Estambul más ausencias y resultado nefasto que les dejaba fuera de otro mundial. Pero la historia es cíclica, y en el 2003 no solo conseguían el pase olímpico sino que se alzaban con el titulo europeo, con un despliegue ofensivo de primer nivel y sin ceder ni un solo encuentro. Tras alcanzar las semifinales en Atenas, el europeo 2005 alcanzo el record de ausencias (solo acudió Siskauskas entre los grandes) pese a lo cual tuvieron un digno papel. Tras un discreto mundial, de nuevo la sombra de los juegos ha movilizo al basket lituano que con un equipo de gala logro un bronce que abría de par en par las puertas de los juegos. Una prueba más del interés olímpico lituano, lo encontramos en la candidatura para organizar el Eurobasket. Cuando la FIBA otorgo el eurobasket 2007 a España, Lituania y Polonia fueron las finalistas. Dada la calidad de sus propuestas la federación internacional decidió otorgarles los dos próximos torneos.Lituania solo puso una condición: acoger el del 2011... que servirá de clasificatorio para los juegos de Londres. Semifinalistas olímpicos en China y nueva decepción en el siguiente eurobasket donde de nuevo se quedaban sin plaza para el mundial, al menos de manera directa.
Finalmente, y gracias a la concesión de una de las wild cards de la Fiba, Lituania estaría en Turquia…




Ajeno al desaliento, Kaukenas vuelve a casa para enrolarse en las filas de un Lietuvos que si bien comienza la temporada con la decepción de verse fuera de la euroliga al caer en la previa ante el KK Split (88-71 para los lituanos en la ida que terminaban por caer por 88-71 en tierras dálmatas tras llegar a gozar de ventajas cercanas a los 10 puntos), termina por completar un año fantástico llevándose el título en la fortísima NEBL (con representación esa temporada de hasta 19 paises) y su segundo triunfo en la liga lituana tras la disputa de una apasionante serie ante el Zalgiris que habría de decidirse en la prorroga del séptimo encuentro (86-78 final con 31 puntos de Macijauskas, 25 de Siskauskas y 9 del propio Kaukenas). En la copa Saporta además llegan hasta cuartos de final y se permiten el desquite destrozando al Split en los octavos, incluyendo un espectacular 67-100 en Croacia con 16 tantos del propio Rimantas.

Tras el éxito en su ciudad, Kaukenas coge de nuevo las maletas para enrolarse en el Ostende belga, donde vuelve a mostrar un gran nivel y además tiene la ocasión de volver a disputar competiciones europeas, ya que, como vigente campeón liguero, el club disputa la copa Uleb.

Parte importante con casi 10 puntos de media en la clasificación para el eurobasket, una lesión de rodilla le deja fuera de la lista definitiva para el eurobasket de Suecia donde Lituania hace historia de la mano de un basket preciosista y marca la primera de las muchas ausencias de un Kaukenas que solo volverá a la selección en el europeo de 2007 (bronce siendo el cuarto máximo anotador del equipo) y a los juegos de Beijing (semifinalistas siendo de nuevo el cuarto mejor realizador).

Tras su paso por Bélgica, Kaukenas da el salto a la bundesliga de la mano del Telekom Bonn con el que llega a las semifinales ligueras, se proclama MVP del all star. La temporada en Alemania le sirve de plataforma para aterrizar en la lega, de la mano de un Cantu al que lidera en anotación llevando a la mítica escuadra a los play-off en un equipo el que también destacan la prodigiosa zurda del neocelandés Phil Jones, el pequeño Shawnta Rogers, Albert Miralles o un Shaun Stonerook que ese verano da el salto a Siena junto a un Kaukenas que ya en la ciudad toscana encontraría finalmente la estabilidad tanto tiempo anhelada.

*Quien quiera profundizar en el tema puede recurrir al excelente trabajo de Juan Carlos Gallego/Cheatum6 en sus “Cronicas lituanas”:

http://foros.acb.com/viewtopic.php?f=1&t=389889

http://www.basketme.com/noticia.php?id=37800

O visitar esa pequeña del cine independiente de los años 70 llamada Reminiscences of a Journey to Lithuania

http://www.imdb.es/title/tt0069172/

http://www.youtube.com/watch?v=3p57X5dqYM0

LOS NUMEROS:

Puntos: 76´6 (Kaukenas 12´2, McCalebb 12, Lavrinovic 11´8)
Rebotes: 30´6 (Lavrinovic 5´1, Stonerook 3´9, Rakovic 3´5)
Asistencias: 13´5 (Zisis 2´9, McCalebb 2´2, Kaukenas 2´1)
Valoración: 77´8 (McCalebb 13´6, Lavrinovic 13´2, Kaukenas 10)
Tiros 2%: 51´4
Tiros 3%: 35´9
Tiros libres: 76´3




EL JUEGO


ATAQUE

- Juego directo: En una euroliga donde el encorsetamiento táctico ha sido una constante, el juego directo y poco especulativo de los italianos ha sido una autentica bendición. Velocidad en la transición, llegar jugando y relativa sencillez de conceptos… si el Siena esta cómodo sus opciones aumentan exponencialmente.

- Tiro exterior: De arma de primer nivel las ultimas temporadas, el tiro exterior ha pasado a ser uno de los lunares toscanos. Más allá de sus porcentajes, el Montepaschi carece de la capacidad para anotar en oleadas lo que en temporadas pasadas le facilitaba romper partidos.

- La media distancia: En cambio, y en parte por las nuevas normas, el Siena es uno de los pocos equipos donde se saca partido a los tiros de media distancia. Tras finta o tras bote, Kaukenas, Zisis o Moss son especialistas mientras que Lavrinovic maneja con solvencia los tiros cortos laterales.

- Circulación: De las mejores del torneo. La habitual apuesta de Pianigiani por interiores que sepan leer el juego (espectaculares Lavrinovic y Stonerook) redunda en una fluidez y en un espíritu de equipo encomiables.

- Bloqueos: Claves en la buena circulación del juego sienes, muchos ataques comienzan con un doble bloqueo de los dos pivots de manera escalonada para que, preferentemente, McCalebb o Kaukenas ataquen el aro o en su defecto saquen el pase para que uno de los interiores se abra y tire.


DEFENSA

- Agresividad: Con picos de intensidad brutales, el Siena se caracteriza por una defensa que prima la agresividad en líneas de pase y que no duda en atacar al hombre con el balón.

- Ayudas: Continuas y que permiten al equipo mantener una actividad notable, incluso en el lado débil.

- Cambios: No hay miedo a cambiar, en ese aspecto la inteligencia de Stonerook y su capacidad para aguantar a los exteriores sigue siendo clave.

- Problemas en la pintura: Quizás uno de los puntos menos sólidos, en las cercanías del aro sufren ante equipos con interiores físicos o que carguen el rebote con fuerza. Rakovic tiende al despiste, Stonerook se queda algo corto de talla y a Lavrinovic le cuestan los movimientos laterales.




PANATHINAIKOS:

Campeón de Europa: 5 (1996, 2000,02, 07 y 09)
Subcampeón: 1 (2001 Suproliga)
Final four: 10ª (1994, 95, 96, 2000, 01, 02, 05,07,09 y 11)
Otros títulos europeos: -
Ligas: 31
Copas: 12

Esta temporada:

Fase regular: 1º Grupo D 7-3
TOP 16: 2º Grupo E 4-2
Cuartos de final : 1-3 al Barcelona
Total: 14-6


Prosiguiendo con la particular ciclotimia de las ultimas temporadas, el Panathinaikos vuelve, fiel a su cita con los años impares, a una final four y lo hace tras derrotar en una apasionante serie de cuartos de final a un Barcelona que a su condición de vigente campeón aunaba la de casi unánime favorito.
La salida del jugadores de la talla de Vasilis Spanoulis o Nicola Pekovic así como la poca adaptación y lesión posterior de Aleks Maric, auguraban una temporada complicada para el club del trébol que sin embargo ha logrado salir a flote cuando una vez más muy poca gente contaba con ello. De la mano de un Obradovic, que, como bien afirma Juanan Hinojo autor del ya imprescindible “Sueños robados. El baloncesto yugoslavo”, parece manejarse mejor en las situaciones de teórica inferioridad, el Panathinaikos ha desarrollado un juego de enorme solidez (la mayor derrota de la temporada fue por una diferencia de siete puntos) donde la ausencia de Spanoulis ha hecho de la necesidad virtud, logrando un estilo de juego mucho más equilibrado y mucho menos tendente a la “sobrecirculación” de balón que tan previsible hacía el juego ofensivo ateniense la temporada pasada. Con un Diamantidis estelar y un grupo de jugadores perfectamente conocedores de sus respectivos roles, el PAO vuelve a ser temible y aspira a lograr su sexta euroliga.

EL APUNTE HISTORICO:

Dominadores de nuevo-Los años ocuros

Que el Panathinaikos es a día de hoy uno de los grandes dominadores del panorama cestita en el viejo continente es una obviedad que llega avalada por unos impresionantes números que incluyen 5 euroligas en los últimos 15 años (4 en la pasada década). A este periodo de fortaleza continental el Panathinaikos le ha unido en las últimas temporadas el de una competición helena que domina con una autoridad casi aplastante. Ganador de 12 de las 13 ultimas ediciones ligueras (con la única excepción de 2002 donde caía en semifinales y donde finalmente el AEK de Zisis sería campeón), el Panathinaikos vive el que es su segundo gran reinado en la HEBA y lo hace tras superar la peor racha de sus historia…

Fundado en 1922 como parte de la estructura del PAO, entidad polideportiva fundada ocho años antes como una escisión del Panellinios (la primera significa para los atenienses por el más genérico para los helenos de la segunda…aunque el motivo del cisma vino por la negativa de estos últimos a desarrollar una sección futbolística), el Panathinaikos logra su primer grane éxito con la consecución del título liguero de 1946 que revalida al año siguiente. Ganador de otros 7 títulos en las dos décadas siguientes, es sin embargo en la década de los 70 cuando el Panathinaikos se erige en el gran dominador de la competición helena, de tal manera que entre 1971 y 1984, los verdes se llevan 11 títulos ligueros. Dirigidos desde el banquillo por entrenadores de la talla de Mouroutzis o Kostas Politis (clave como jugador en los éxitos de la etapa anterior y seleccionador de la mítica Grecia de 1987), el Panathinaikos alcanza además las semifinales de la Copa de Europa cayendo ante un Varese, que a la postre se proclamaría campeón tras derrotar por un solo punto a la Jugoplastika de Split en la final.
Pero la liga del 84, y con un único alivio en forma de victoria copera en el 86 ante el odiado Olympiacos, marca el punto final a la primera hegemonía “verde” virando el poder hacia una Salónica donde a siete títulos consecutivos del Aris (a los que hay que sumar 6 coperos y tres presencias en la final four) le sigue el segundo entorchado en la historia del Paok.

Aunque la historia reciente pueda hacer creer lo contrario, el club blanquinegro no había sido un factor diferencial en el campeonato griego prácticamente nunca. Fundado en 1926, el Paok de Salónica creo su sección de baloncesto en 1928 formando parte de los inicios baloncestisticos de la competición griega. Convertido en un clásico europeo a partir de los años 80, el Paok no presenta sin embargo un currículo nacional excesivamente grande ya que en sus vitrinas “solo” se acumulan dos títulos ligueros (1959 y 1992) y 3 de copa (1984,95 y 99).

El primer título liguero data de 1959, y fue conseguido tras derrotar en el partido decisivo a su sempiterno enemigo el Aris de Salónica por 66-58, con 25 puntos de Ikonomou y 18 de Theothoritis.




Foto de los campeones del 59: No 10 Thapontes, No 3 Ikonomou, No 7 Kiriakou, No 4 Asteriathis,
No 5 Pashalis, No 13 Kokkos, No 17 Klagkas, No 11 Theothorithis,
No 6 Steryiou, No 15 Constantinithis, No 9 Stalios, No 8 Aggelithis.

Como curiosidad, hay que decir que el título se decidió por el formato triangular y que para evitar problemas la organización contrato a dos árbitros yugoslavos ( Vukovic y Pastor).

En 1992, llegaría el segundo título tras imponerse 3-1 en la final ante el Olympiacos de Paspalj, y contando con la exultante capacidad anotadora de Prelevic y la solvencia interior de Fassoulas y Barlow.

En cuanto a los títulos coperos, el más recordado es el de 1984 cuando el paok, finalista ya un año antes, derrotaba en la final al Aris por 74-70 con 27 puntos de Stavropoulos.
El segundo título copero llega en 1995, con el Paok superando en la final al Panionios por un claro 74-59 y con Prelevic y Savic como hombre fundamentales (27 y 21 puntos respectivamente), y el tercero habría de esperar hasta 1999, donde el Paok derrotaba al Aek por 71-54, en un torneo cuyo mvp iba a parar a las manos de Walter Berry. Curiosamente su historia europea es más prodiga en grandes resultados:

El debut europeo del Paok de Salónica, tuvo lugar en 1960 con la participación del club en una copa de europa donde no pudo pasar del primer corte tras caer doblemente ante el CCA Bucarest. Los blanquinegros no volverían a Europa hasta 1975 donde caían en segunda ronda ante el Bosna Sarajevo de los Delibasic, Varajic, Radovanovic o Pesic.

Con todo, la historia europea del Paok habría de virar para tornarse en exitosa, en especial en los años 90 y muy particularmente en la antecesora de esta Eurocup, y es que en esta década el club de la macedonia griega disputaría tres finales y curiosamente las tres ante equipos Acb.

Tras caer el año anterior en las semifinales de la propia Recopa ante el Knorr de Bolonia, el Paok alcanzaba la final del 91 tras deshacerse del Dinamo Moscu en las semifinales. Su rival era un Cai Zaragoza, con el que ya había compartido grupo en la liguilla previa, donde pese a vencer en Salónica por un espectacular 112-102, el Paok no pasaba del segundo puesto ya que caía en su visita a a Zaragoza e Israel.
La final sería de muy distinto signo, y tras un partido de clara iniciativa maña (65-57 a falta de ocho minutos) los acontecimientos extradeportivos que habían marcado toda la final (que llego a estar parada por el penoso comportamiento de la afición helena) derivo en un cambio de rumbo en el que los 31 puntos de Prelevic acabaron por ser decisivos. Un año más tarde, el Paok perdería la final ante el Real Madrid por un ajustado 65-63 con el por siempre famoso robo de Ricky Brown sobre el saque de Fassoulas, que ponía el colofón a un duelo de pistoleros entre Mark Simpson (ex jugador del Paok) y un Prelevic que se iba hasta los 29 tantos.


En 1996, el Taugres lograba ante su publico una final que se le había escapado los dos años anteriores ante el Olimpija Ljubljana y Benetton. Tras un mal inicio y pese a la baja de Kenny Green, los baskonistas superaban a un Paok donde prelevic se iba hasta los 34 tantos y un joven Stojakovic hasta los 20.
Al margen de la Recopa, otros dos hitos marcaron el paso del paok por las competiciones europeas, de tal manera que en 1993 alcanzaban la final four de la euroliga, donde caían en semifinales por un ajustado 79-77 ante la Benetton de un Toni Kukoc que coqueteaba con el triple doble (15 puntos, 10 asistencias y 8 rebotes). Por parte griega, el máximo anotador era, como no, un prelevic que se quedaba en 21 tantos.
Un año después, el Paok se hacía con la copa Korac tras derrotar en la final al Stefanel de Tanjevic, Bodiroga y Fucka, que aun en Trieste comenzaba así su serie de tres derrotas consecutivas en la competición que llevaba el nombre del mítico ex jugador del Okk Beograd. En la ida, con Prelevic en los 29, el Paok se llevaba el encuentro por 75-66 que parecía dejar la final abierta…pero una vez en Trieste, los hombres de Markopoulos (que había sustituido a Ivkovic) sentenciaban con otros 30 tantos del ex de Estrella Roja y 24 de Walter Berry, dejando como insuficientes los 24 de Bodiroga y los 23 de Gentile.

Pero volvamos al Panathinaikos, llegados los años 90 el club ateniense se rearma económicamente y en el verano de 1992 da el que parece el gran zarpazo contratando a Nicos Gallis al que une a la antigua pareja del Zadar Arijan Komazec-Stojan Vrankovic. Dirigidos por un doble campeón de Europa (86 con Cibona y 91 con Pop 84) como Pavlicevic, los verdes se llevan el título copero pero en liga y en protesta por lo que consideran unos arbitrajes partidistas se niegan a disputar el quinto encuentro de la final dejando en bandeja el título al Olympiacos de un excepcional Zarko Paspalj.
Con la salida de un Komazec cuyos buenos promedios anotadores tapan un montón de problemas personales (de nuevo recomendable acudir a “sueños robados..” en busca de más detalles) el Panathinaikos sigue apostando fuerte y contrata a Aleksander Volkov.
De nuevo la temporada parece bien encaminada, pero tras derrotar en los cuartos de final al Limoges y alcanzar la primera final four de su historia, el Panathinaikos cae ante un Olympiacos sin que los 32 puntos de Volkov puedan con la pareja Paspalj-Tarpley. A la desilusión europea se aúna la domestica donde esta vez el techo son las semifinales antes de que para mayor escarnio el equipo del Pireo sume otro nuevo entorchado liguero.
Los movimientos no cesan, y tras un cambio de cromos con el Olympiacos Paspalj-Volkov, el Panathinaikos adquiere también al otro gran icono heleno un Panagiotis Giannakis que llega al equipo en el momento en el que, por la puerta de atrás, sale su antiguo compañero Nicos Gallis. A esta base se le une la posibilidad de contar en Europa con la presencia de Miroslav Mylonas, quien no es otro que el antiguo campeón del mundo junior Miroslav Peckarski que superados ya los años de rigor como nacionalizado ya puede ocupar esa condición también en el ámbito europeo.
Aunque ya comentada en diversas ocasiones, la movida de las nacionalizaciones en aquella época dio lugar a situaciones realmente extravagantes, como la ya relatada en su día por estos mismos lares (la pego por si a alguien aún le interesa):

Fenómeno global, pero especialmente acusado en Grecia, a mediados de los años 90, la Europa pre-bosman vivió una autentica fiebre de nacionalizaciones que en muchas ocasiones dieron lugar a polémicas de lo más dispares y también, por que no decirlo, a simpáticas confusiones. Sin, ir más lejos jugadores como Petar Naumoski alcanzaron hasta tres pasaportes y con ellos otros tantos nombres ( Polat en Turquia y Pezza en Italia), aunque el fenómeno fue especialmente relevante en los jugadores balcánicos . De esta guisa los Tarlac, Gurovic, Stojakovic o Nesterovic pasaron a ser, respectivamente, Konstantinidis, Malatras, Kinis o Makris, y si bien la lista podría ser interminable (Tsakalidis, Winslow, Tomic o más actuales como Turckan o Papadopoulos), pocos casos tan curiosos como los protagonizados por los estonios Tiit Sook y Aivar Kuusma.

Baloncesto en rojo

Hablar hoy en día del CSKA de Moscú conlleva referirse probablemente al equipo más potente del viejo continente, sus dos euroligas en tres años y su presencia en las últimas seis final four así lo atestiguan. Con una estructura altamente profesionalizada y un poderío económico casi sin parangón el actual equipo moscovita poco tiene ya que ver con lo que fue en sus orígenes. Sin embargo, el histórico TSKA también logro dominar Europa, logrando cuatro títulos europeos entre 1963 y 1971, que bien podrían haber sido más de no mediar un par de decisiones políticas: Por un lado las autoridades soviéticas daban absoluta prioridad al baloncesto olímpico y cada cuatro años sus equipos no participaban en competición internacional alguna. La otra, más dañina para los intereses del TSKA, llega en 1966. Buscando dar mayor protagonismo a los jóvenes valores, la federación soviética decide limitar la presencia de los mayores de 25 años por lo que, de un plumazo, los moscovitas se ven obligados a prescindir De Zubkov, Korneev y Borodin. ¿Tenía razón el TSKA para quejarse? Evidentemente no, pues si alguien había favorecido la legislación era al equipo del ejercito.

Daft soviético

El Tska de Moscú, era oficialmente el equipo del ejercito, por lo que, apoyándose en esa condición, comenzó a realizar su particular draft. Desde 1954 y hasta 1987, los técnicos del TSKA reclutaban a los mejores jugadores del país para que realizaran su servicio militar en el equipo rojo. De Semenov en 1954 a Goborov en 1987, y exceptuando a Sabonis y Marciulionis, todas las grandes estrellas de la URSS pasaron por el TSKA mediante este procedimiento (Belov, Volnov, Edeshko, Tarakanov, Kurtinaitis..), labrando una hegemonía local tan brutal, que entre 1960 y 1984, los moscovitas solo dejaran de ganar el torneo en dos ocasiones ( en el 68 ante el Dinamo de Tbilisi y en 1975 ante el Spartak de Leningrado de Alexander Belov). En 1984, por primera vez el reclutado es un jugador de la capital estonia, el líder del Kalev Tallin, Kheino Enden. Clave en la consecución de un nuevo título, los gestores moscovitas deciden apostar por otro de los jóvenes valores del Kalev: Tiit Sokk, aunque este permanece un último año en la disciplina del Kalev. Base con capacidad para jugar de escolta, de fuerte carácter y gran facilidad para anotar, Sokk ya había destacado en las categorías inferiores.

En el lugar equivocado

El Kalev Tallin realiza una temporada discreta, pero la atención baloncestistica en la URSS esta en otra de las republicas bálticas, concretamente en Lituania, donde el joven Sabonis, excelentemente rodeado de grandes tiradores (Homicius, Kurtinaitis, Iovaisha), guía al Zalgiris al título liguero. De esta manera Sokk llega al TSKA, en un momento delicado en el que el equipo del ejército vive con la obsesión de recuperar el trono. Pero la fuerza del zar lituano es imparable y durante dos años más el TSKA tiene que conformarse con el subcampeonato liguero. Pese a la decepción en el torneo domestico, el rendimiento de Tiik es excelso lo que le abre las puertas de la selección. Con una función más secundaria que en su equipo, Sokk se cuelga la plata en el mundial de España. En 1987 raya a gran nivel, y es una pieza clave para que el TSKA alcance los semifinales de la recopa, donde caen ante el Scavolini de Pesaro, pero queda fuera de la selección.

1988

Es sin duda el año clave en la carrera de Sokk, mejorado en su condición física muestra su mejor nivel y contribuye a la recuperación del título para el Tska, favorecida por la lesión de Sabonis. Pero lo mejor esta por llegar y el estonio, es seleccionado para acudir a los juegos de Seúl, donde se cuelga la medalla de oro, y además, con una presencia relevante (35 minutos en la final). Posteriormente aun conseguiría otras dos medallas (bronce en el eurobasket de Zagreb y plata en el mundial de Argentina).

Vuelta a Tallin

Tras cerrar su etapa moscovita, Sokk vuelve al Kalev Tallin dispuesto a liderarlo a cotas más altas y, si bien la primera temporada no da los resultados no son los esperados, lo conseguiría con creces. Junto a Sokk el Kalev logra reunir a Pehka, base sobrio y excelente defensor, al pivot Sergei Babenko , plata con la URSS en el eurobasket 87, y al joven Pert Kullamae. Sin embargo, el gran impulso llega de la mano de un jugador que habría de ligar su carrera a la de nuestro protagonista: Aivar Kuusma, escolta de físico un tanto endeble, pero con una capacidad de tiro espectacular. Kuusma se había formado en el Tallin, pero a finales del año 90 había dado el salto al Youngstown pride, equipo de la WBL, donde formando pareja exterior con Mario Elie (que posteriormente ganaría tres anillos de la NBA), logra hacerse con el título. Con su reincorporación el Kalev gana en amenaza exterior y poco a poco va creciendo en su juego, logrando encarar los play-off en una forma envidiable. Una vez en las eliminatorias el equipo sigue su ascensión y en una final vibrante, derrotan al Spartak de San Petesburgo y dan a Estonia el primet titulo de su historia.
El año siguiente el kalev debuta en la liga europea, y si bien su participación termina en la liguilla, los estonios dejan la impronta de un equipo alegre y de marcado carácter ofensivo, endosándole al Maccabi 118 puntos o superando por dos veces los 110 ante el Antibes. Sokk y Kuusma cierran su participación en la máxima competición continental promediando más de veinte puntos partidos y despertando el interés de las potencias europeas.

Él vino en un barco…

Capital de Estonia, Tallin pasa por ser uno de los puertos marítimos más importantes del báltico, lo cual iba a tener unas consecuencias inesperadas en la carrera de Sokk y Kuusma.
Acabada la temporada 91/92, Sokk finaliza su contrato, y recibe ofertas de multitud de equipos europeos, aunque de todos ellos la más potente es sin duda la del Panathinaikos, aunque sin duda es la más pintoresca. El club ateniense, alejado del título desde 1984, buscaba desesperadamente recuperar su status en la liga griega y para ello no duda en reparar en gastos y logra el gran golpe de efecto del verano al contratar a Nicos Gallis. Tras el astro heleno, llegan los croatas Komazec y Vrankovic por lo que solo necesita un base para cerrar una plantilla que aspire a todo. El elegido es Tit Sokk, pero hay un inconveniente, necesitan que se nacionalice. En un principio Sokk, rechaza la oferta, pero los atenienses duplican su oferta con la condición de que adopte la nacionalidad griega. La apuesta es arriesgada y enfocada solo a la liga griega, por aquel entonces los nacionalizados debían esperar tres años para disputar partidos internacionales, pero Sokk acepta y alega ser descendiente de griegos, pero la federación helena desconfía. Y es aquí donde la historia toma el cariz de sainete, y en un último giro brillante, la madre de Tiik comparece ante la justicia griega y firma una declaración jurada en la que afirma que su hijo es fruto de una relación extramatrimonial con un marinero griego que había atracado en el puerto de Tallin. Pese a lo rocambolesco del asunto, Sokk recibe el pasaporte griego y adopta su nuevo nombre heleno, Tout Giannopoulos. El Panathinaikos logra el titulo copero, pero se queda a las puertas del título y ya prepara una nueva inversión millonaria.
Mientras Kuusma sigue rayando a gran nivel y lidera al Kalev, que se alza con el título en la recién creada liga estonia. Al acabar la temporada, Aivar lidera a la selección que abre el eurobasket de Alemania, derrotando a los anfitriones por un concluyente 113-103 (30 de Kuusma) y termina en un meritorio sexto puesto. La cotización del Kuusma se dispara y el Panathinaikos, que busca a un tirador pues ha sustituido a Komazec por Volkov, decide repetir la operación. Al igual que Sokk, la madre de Kuusma comparece y también asegura haber concebido a Aivar tras una relación con otro marinero. Pero esta vez la situación se complica y la federación exige la acreditación del padre griego de la criatura. Cuando todo parece empantanado, el Panathinaikos localiza al padre y ambos acuden a firmar los papeles y dejan otro momento para el recuerdo: Kuusma de 1´90, extremadamente pálido, de ojos claros y cabellera rubia junto a su redescubierto padre, un estibador del puerto del Pireo, y afirmando con cierto rubor “bueno, en realidad me parezco mucho más a mi madre..”. Sokk y Kuusma compartieron vestuario durante tres años más, en los que el Panathinaikos no logro el anhelado título liguero y se tuvo que conformar con una copa y una euroliga , que Sokk y Kuusma tuvieron que ver desde la barrera. En 1997 ambos volvieron a Estonia, aunque posteriormente, Sokk aun volvería a la tierra de sus antepasados para ganar una nueva copa con el Aris de Salónica. En la actualidad ambos ejercen como entrenadores y se han encontrado en multitud de ocasiones.

Como ya se adelanta en la historia, el Pao vuelve a caer en las semifinales de la final four ante un Olympiacos que se lleva también la final liguera (si alguien quiere ver la intrahistoria de la llegada de los del Pireo a aquella sf:

http://laesquinadesunara.blogspot.com/2009/01/olympiacos-cska-una-pelicula-de-espias.html


Es hora de mirar hacia otro lado y la siguiente apuesta es aún más fuerte, a los banquillos llega un Boza Maljkovic que el año anterior había colado al Limoges por segunda vez en la final four y a la pista toda una leyenda como Dominique Wilkins.
Los inicios son complicados con la ex estrella de los Hawks mostrando una actitud un tanto indolente, pero tras una reunión con Maljkovic el mítico 21 reacciona y resulta clave en el título copero derrotando en la final al Iraklis que comanda otro antiguo nba de prestigio como Xavier McDaniel. Poco dado a los elogios, el técnico serbio llega a afirmar que Wilkins gana la copa griega el solo. En liga en los últimos partidos pasa varias veces de los 30 puntos, en semis de euroliga ante el cska se va hasta los 35, y en los cuartos para eliminar a la Benetton se marca tres partidazos, 32 puntos a la Cibona, 28 al Maccabi…Wilkins provoca un salto de calidad al club del trébol y es elegido MVP de una final four que supone, tapón de Vrankovic mediante, el primer entorchado continental de un club griego.
Sin embargo la historia se obceca en ser caprichosa, y con Wilkins ausente por problemas en un tobillo, el Panathinaikos cae en el quinto partido de la final en uno de los mayores ridículos de la historia (73-38 final).
Acusaciones a Wilkins de borrarse en la cita decisiva, problemas internos…todo apunta a un nuevo golpe de timón. Aprovechando la nueva coyuntura del mercado comunitario el Panathinaikos firma a jugadores como Michael Koch, Marcelo Nicola, Hugo Sconochini o Ferran Martínez, a los que rodea con otro sonoro nombre Nba el del dos veces campeón con los Pistons John Salley.
Lejos de funcionar, el equipo nunca acaba de encontrar su sitio y en los cuartos de final de la euroliga cae ,pese a tener la ventaja de campo (49-69 en el primer partido) , ante un Olympiacos que tras haber comenzado de forma dubitativa la temporada acaba por firmar un triplete histórico…mientras que el hundimiento del Panathinaikos llega a unos extremos tales que el club se queda fuera de la siguiente edición de la liga europea.
Maljkovic sale del club sustituido por Subotic, y al Panathinaikos llegan Byron Scott y Dino Radja. El croata, pese a sus problemas de rodilla y a haber adoptado un rol más interior, a gran nivel durante todo el año se convierte en el líder del equipo pero en las semifinales de la copa Saporta llega la primer desilusión. Tras vencer por 19 puntos en la ida con 28 puntos de Alvertis y 19 (mas 14 rebotes de Radja), el Panathinaikos naufraga en la vuelta, cayendo en Milán por un claro 86-61. Los 25 puntos de Gentile y los 21 con 14 rebotes de Kidd, dan el paso a la final a un Stefanel que una vez en ella nada puede hacer para frenar a un Zalgiris en estado de gracia. Los de Kaunas se llevaban finalmente el título por 82-67 con 35 puntos de un Saulius Stombergas que raya lo excelso.




Fuera de la final copera, el Panathinaikos afronta la final liguera ante el Paok, lleno de presión, pero en la segunda parte del quinto partido emerge al fin la figura de Byron Scott con 19 puntos en ese periodo para reconquistar el título.
Pese a ello, el que fuera punta de lanza del contraataque laker, sale del equipo dejando el hueco a Dejan Bodiroga, en el que se supone el paso definitivo para reinar también en Europa. Pero de nuevo la historia se repite, y el Panathinaikos, tras dominar las dos primeras fases con el mejor balance de la euroliga (14-2) cae en la eliminatoria de octavos ante la Fortitudo de los Carlton Myers, Fucka, Mulaomerovic o Karnisovas. Fuera de nuevo de la final copera, el PAO llega a la final liguera sin gozar de la ventaja de pista...aunque en el momento más complicado, la calidad de la pareja Bodiroga-Radja emerge con toda su fuerza venciendo en el quinto partido en la cancha del Olympiacos por 53-62, convirtiéndose en el primer equipo que logra el título sin gozar del factor pista.
Pese al éxito, Subotic y Radja abandonan el equipo y de Treviso llegan dos Zeljkos Obradovic y Rebraca. En Salónica frente al Maccabi, llega el segundo título continental y un par de meses después se ratifica con un título liguero. Si bien la copa habría de esperar a 2003, de nuevo se podía decir que el Panathinaikos era(es) el gran dominador del basket heleno sin por ello perder jerarquia continental.



LOS JUGADORES

Probablemente el candidato más claro a MVP (en la liga griega ya lo ha sido tres veces, la primera de ellas en 2004 con el Iraklis) de este temporada, Dimitris Diamantidis ha aprovechado la salida de Spanoulis para consolidar su condición de líder único en un Panathinaikos donde el zurdo de Kastoria es la perfecta continuación de Obradovic en la pista. Enorme defensor, su envergadura y rapidez le permiten defender a jugadores de muy distinto perfil, poseyendo además una especial habilidad para la defensa colectiva. En ataque marca perfectamente el ritmo de su equipo, guarda el equilibrio interior y es capaz de generar ventajas al poste bajo. Por si fuera poco esta temporada esta siendo una amenaza más considerable desde el triple. Aunque su porcentaje es menor al del año anterior (gran 51%) el aumento en el rango, la velocidad de ejecución y la confianza con la que se esta levantando han supuesto un nuevo paso adelante en su repertorio ofensivo (de los 31 triples intentados en euroliga la temporada pasada ha pasado a los 92 esta). Líder en asistencias del torneo, su casi 88% en el tiro libre es otra de sus garantías dada su facilidad para sacar faltas. En el relevo de Diamantidis, aunque por momentos coincidan en pista, aparecen Nick Calathes y Milenko Tepic. El ex de Florida llega tras vivir sus mejores momentos en el PAO en la eliminatoria de cuartos de final, donde su excelsa defensa sobre Juan Carlos Navarro termino por ser un factor decisivo en el devenir de la serie. Buen manejador de balón y rápido en campo abierto, peca de falta de continuidad en el tiro exterior y de cierta precipitación en el ataque estático. Por su parte, Tepic es capaz de ocupar cualquiera de las tres posiciones exteriores, aunque tras la llegada de Sato cada vez es más usual verle oficiando como base. Sobrio y capaz de aportar en diferentes facetas (defensa, rebote…) su pobres porcentajes de tiro y su falta de explosividad esta limitando su juego hasta el punto de llegar a parecer intrascendente, dando la impresión de necesitar muchos minutos para rendir satisfactoriamente. De hecho se da la paradoja que frente a sus escasos 10 minutos de media en euroliga, el serbio es el jugador más utilizado por Obradovic en la competición domestica donde sus números aumentan exponencialmente.

Al igual que sucediera hace dos temporadas, el despertar de Drew Nicholas ha coincidido con los mejores momentos de un Panathinaikos para el cual la muñeca del norteamericano es poco menos que fundamental. Especialista más claro del equipo en el tiro exterior, Nicholas es capaz de generarse también tiros cómodos en la media distancia gracias a su inteligencia sin balón. En defensa pese a su rapidez de piernas, tiene problemas en el uno contra uno cuando se enfrenta jugadores de primer paso potente. Pese a tener un rol de menor jerarquía ofensiva que en Siena, Romain Sato esta cumpliendo en su primer año en Atenas. Muy potente físicamente, es un buen defensor que ayuda de manera fundamental a los pivots y que contribuye a controlar el rebote defensivo. Ofensivamente es muy potente al atacar el aro y puede anotar de tres si dispone de espacio. Junto al centroafricano, Stratos Perperoglou ha recuperado el nivel de hace dos temporadas volviendo a aparecer como un jugador todoterreno de gran presencia defensiva. Sin ser un buen tirador, goza de buenos porcentajes exteriores por su buena selección y es un peligro en campo abierto, en especial cuando captura el rebote defensivo. Hábil en los espacios jugando sin balón, le falta un punto de decisión para dar un paso más en su juego y terminar de apuntalar lo que su ultima temporada en el Panionios parecía apuntar. Clave en la extraordinaria temporada pasada del Maroussi, Kostas Kaimakoglou esta viviendo en cierta medida una situación análoga a la de Tepic. Capaz de jugar tanto de alero como de falso 4, su presencia en euroliga raya lo testimonial mientras que en la HEBA es el cuarto anotador del equipo solo por detrás de Nicholas, Sato y Vougiukas. Intenso e inteligente, le falta un punto de rapidez en sus acciones tanto de tiro como de penetración para acabar de ser un tres de primer nivel, pero su carácter en el rebote y su innegable facilidad ofensiva le convierten en una baza que puede ser rentable en partidos de carácter cerrado.

Pieza fundamental en los esquemas de Obradovic, Antonis Fotsis vive un momento de absoluta madurez rayando al, quizas junto a su paso por el Dinamo de Ivkovic, que puede que sea su mejor nivel como profesional. Frió en los momentos calientes, Fotsis ha ganado en solvencia reboteadora y sigue siendo un buen taponador, mientras que en ataque resulta clave por su facilidad triplista y su capacidad para generar espacios…unos espacios que resultan claves para un Mike Batiste que, dejando de lado episodios tan lamentables como su pisotón a Ozbolt, esta completando una excelente temporada. Definitivamente asentado como 5, Batiste interpreta como nadie el pick n´roll con Diamantidis, bien para completar alley-hoops o para abrirse y lanzar a 4-5 metros. Buen conocedor del juego, Batiste hace gala además de una gran intensidad y un excelente uso del cuerpo que junto a su potencia le permiten postear y generarse espacios en el poste bajo como pocos jugadores en Europa. El primer relevo interior, llega por parte del veterano Kostas Tsartsaris quien esta realizando una campaña notable (ha pasado de 2´7 ptos el año pasado a algo más de 6 de media esta). De carrera peculiar (su estreno profesional tuvo lugar en el Grindavik islandés), Tsartsaris es otro de los jugadores que mantiene el aspecto granítico de la rotación ateniense. Capaz de abrirse para tirar o de poner el balón en el suelo, su experiencia le permite aportar en pocos minutos en pista e incluso esta temporada ha ocupar posiciones teóricas de pivot puro. En el puesto de cinco, la gran incógnita es el estado de Aleks Maric quien tras su lesión habría de llegar en buenas condiciones a la cita barcelonesa. No obstante, y problemas físicos aparte, el serbo-australiano no ha acabado de integrarse en los esquemas de Obradovic viéndose superado en la rotación por Vougioukas. Grande y difícil de desplazar en el rebote, Maric encontró en el Partizan un juego que gravitaba en torno a su figura desde la cual explotar sus recursos al poste bajo bien para anotar o bien para distribuir, pero su falta de explosividad y velocidad están resultando un handicap hasta el momento en su etapa ateniense, aunque si esta recuperado su papel en el desgaste (facilidad para provocar faltas) y control del rebote pueden ser vitales. El bajo rendimiento de Maric, ha abierto las puertas a un Ian Vougioukas que tras su fugaz paso por Olympiacos vive su segunda oportunidad en un club grande. De formación Usa (St Louis), Vougioukas es un 2´11 con facilidad ofensiva, en especial a través de semiganchos aunque peca de manos blandas y aún le quede por trabajar en los aspectos menos vistosos del juego. Oro en el europeo sub 20 de 2009, Giorgos Bogris apenas esta contando dada la amplitud de la rotación interior, pero se trata de un buen proyecto de jugador en especial por sus condiciones taponadoras y defensivas.

EL ENTRENADOR: Intentar explicar con números o datos una carrera suele ser tan injusto como incompleto, pero en el caso de Zeljko Obradovic las cifras son tan desbordantes que dibujan una idea de la trascendencia del personaje. Presente con la de este año en 12 final four con cinco equipos distintos (Partizan, Joventut, Madrid, Benetton y Panathinaikos), ha ganado 7 de ellas con cuatro conjuntos distintos. Entre medias sus dos únicos años fuera de la primera competición continental se saldan con otros tantos triunfos (R.Madrid 97 y Benetton 99), mientras que con la selección yugoslava suma un oro y un bronce europeos, un oro mundialista y una plata olímpica. Ajeno a la gloria domestica en su paso por la acb o la lega, en Grecia ha subsanado el desliz con 10 títulos ligueros y 6 de copa que se unen a los conseguidos con el Partizan en 1992…

PELEANDO A LA CONTRA

Exigente, vehemente y excelso preparador de partidos, Obradovic ha entrado por meritos propios en el olimpo de entrenadores europeos con la que es probablemente la carrera más exitosa de la historia. Puestos a buscar otra de sus características, habría que apuntar a su capacidad de cambiar el guión cuando menos se lo espera o a una especial habilidad para vencer cuando menos se lo espera.
Título de una de las mejores compilaciones de textos de Bukowski o de un disco de Quique Gonzalez , el peleando a la contra podría aplicarse a buena parte de las temporadas en las que Obradovic ha triunfado en Europa y es que, como tan bien hacia notar Juanan Hinojo en su análisis de la serie ante el Barcelona, el serbio se llevo de soslayo la copa de Europa del 92, la del 94, en buena parte del 95…por no hablar de la enorme sorpresa que supuso su triunfo en la final de 2002 en Bolonia. Pero más allá de esos triunfos, el de Cakac
Siempre se ha mostrado con otro rasgo raramente igualado…el de la imprevisibilidad. Tanto en su actual etapa de estabilidad en Atenas, como en las anteriores donde sus relaciones con los jugadores fluctuaban por momentos, Obradovic siempre ha sido capaz de sacar lo mejor en las grandes citas y hacerlo además por donde menos se espera.
Etiquetado como un entrenador amante del basket control, en 2002 o 2009 fue capaz de desarbolar a equipos de Ettore Messina bien jugando con cuatro pequeños o apostando por la velocidad…rasgo poco reconocido pero por el que su Panathinaikos apostó claramente en el periodo 2003-2006 (suyas son las mayores anotaciones de la historia de la euroliga) o en el pasado 2009. Ahora tras una nueva demostración de inteligencia táctica en la serie de cuartos de final, Obradovic aguarda la cita barcelonesa seguro de que su sola presencia ya es un punto de preocupación para sus rivales…y todo ello tras haber comenzado su carrera como técnico de manera muy peculiar:



Situada en la parte central de Serbia, Obradovic es natural de Cacak una ciudad muy relacionada con el baloncesto y cuyo principal equipo el KK Borac Cacak llega a ser cuarto en la temporada 72/73. Por el Borac llegan a pasar jugadores de la talla de Radmilo Misovic (cinco veces máximo anotador de la liga yugoslava), Dragan Kikanovic (que anteriormente había estado en el otro equipo de la ciudad el Zelznica), Goran Grbovic, Dejan Tomasevic, Milos Teodosic, Dragan Arcis, Sarancic, Dusko Savanovic, Zoran Erceg, Uros Tripkovic…o el propio Zeljko Obradovic.
Base cerebral de buen nivel defensivo y fiable en el tiro cuando se decide a ejecutarlo, Obradovic debuta en el Borac a las ordenes de Aza Nikolic (de nuevo recomendable acudir a la lectura del libro de Juanan Hinojo sobre el basket plavi, para acercarse a la figura de Nikolic) y permanece cuatro años más antes de dar el salto a, Partizan por entonces dirigido por Slavnic. Con el conjunto de Belgrado gana la liga de 1987, entra en la final four de 1988 y, aunque se pierde buena parte del año, forma parte de la plantilla que se lleva la copa y la Korac de 1989. Paralelamente, en 1988 Dusan Ivkovic que busca un veterano que de equilibrio a la selección llama a Obradovic para disputar el preolímpico. Obradovic se convierte así en un rara avis por su tardanza en debutar con la absoluta y más si se comprueba que su presencia en las categorías inferiores se limita al campeonato junior de los balcanes de 1979, donde Yugoslavia (Grbovic, Bilalovic, Radovic, Savovic, Mutpazic…) se lleva el oro ante Grecia por 90-63. Tras debutar en un amistoso ante Grecia en el que anota 8 puntos, Obradovic forma parte del equipo que logra la plata en Seúl 88 y el oro en el mundial de Argentina…un año antes de que su historia cambie, y quien sabe si la del baloncesto europeo en general también.
Concentrado con la selección que va a disputar el eurobasket de Roma, Obradovic recibe una llamada de Kikanovic, por entonces director deportivo del Partizan, que le ofrece hacerse cargo del primer equipo con la condición de que se incorpore de manera inmediata. Obradovic que esa temporada ha sido subcampeón liguero, acepta, deja la selección (es sustituido por un Sretenovic que realiza un gran torneo) y en una noche pasa de compañero a jefe de los Djordjevic o Danilovic que en apenas unas semanas se cuelgan el ultimo oro de la Yugoslavia unida.
Aquel Partizan del 92 haría historia logrando un insospechado triplete y cosechando una sola derrota en la YUBA, ante el Bosna en Sarajevo. Dicen que al acabar ese partido, Mirza Delibasic, técnico del conjunto bosnio por entonces, afirmo seguro que el Partizan sería el próximo campeón de Europa ante la incredulidad de un Obradovic al que pronto la historia abriría la mayor de sus paginas.




LOS NÚMEROS

Puntos: 78´3 (Batiste 12´8, Diamantidis 12´6, Nicholas 9´9)
Rebotes: 33´4 (Batiste 5´3, Fotsis 5´2, Diamantidis 3´3)
Asistencias: 13´9 (Diamantidis 5´7, Nicholas 1´7, Sato 1´2)
T/2 %: 52´5
T/3 %: 37´5
T. Libres %: 76´6
Valoración: 87´9 (Diamantidis 17´8, Batiste 13´9, 11´6 Fotsis)


EL JUEGO

ATAQUE

- Ritmo: El que marca Diamantidis, por lo general controlado apostando por el estático y con gran sincronización de movimientos. Aunque pese a ese preponderancia por el 5*5, el PAO no renuncia a correr si tiene oportunidad.

- Tiro exterior: Punto flaco de los últimos años, este año el daño se ha minimizado y aunque no sea un gran factor al menos el equipo esta tirando con decisión, evitando los problemas del años anteriores, donde las excesivas fintas y pases extras acababan por generar un juego excesivamente barroco y predecible.

- Pick n´roll: Punto clave, sobre todo con las conexiones de Diamantidis con Batiste.


- EQUILIBRIO: El equipo tiene menos talento que el año pasado (Spanoulis, Pekovic), pero juega bastante mejor y mucho mas equilibrado. Más fluidez y un Diamantidis que se ha erigido en el líder claro. Esta a su mejor nivel en los dos lados, en ataque postea muy a menudo y esta tirando mejor que nunca no tanto por sus porcentajes, pero si se le ve con más confianza, con una mecánica más rápida y siendo capaz de anotar en rachas.

- Apagones: Hasta ahora el Panathinaikos ha competido en todos los partidos (su mayor derrota fue por tan solo 7 puntos), pero no es raro verles con pájaras bastante prolongadas que ya le han costado partidos clave o les han hecho sufrir más de lo previsto. Sin ir más lejos en casa perdieron con el Lietuvos o con el Olympiacos en liga y necesitaron de una prorroga ante el Olimpija…

- Tiros libres: El Panathinaikos es el equipo de la euroliga que más ha frecuentado la línea del 4´60 y haciendolo además con un buen 76´6%.

DEFENSA

- Diamantidis: Desde que se concede el galardón de mejor defensor de la euroliga, y con la excepción de Khryapa la temporada pasada, Dimitris Diamantidis ha copado de manera tiránica el palmares. Intenso, rápido e inteligente, su envergadura además le permite ayudar en situaciones cercanas al aro. Pero más allá de sus condiciones, la labor del base heleno crece al ver su influencia en el entramado defensivo ateniense, no siendo extraño que Obradovic le situé sobre alguno de los jugadores de menos mordiente ofensiva para así cerrar huecos al resto de compañeros con su inusitada facilidad para las ayudas.

- FISICO: Equipo con una defensa muy física. Cuando en el perímetro coinciden Sato y Perperoglou los espacios se cierran y tienden a alejar al contrario del aro, cerrando el centro y atacando al hombre de balón o cerrando las líneas de pase.
- Rotaciones “Express”: Aunque la rotación básica este bastante delimitada, no es raro ver a Obradovic introducir a jugadores para unos pocos minutos y en distintas fases, asegurando la máxima intensidad sin miedo a las faltas.

- Rebote: Gran concentración para cerrar el rebote defensivo, donde hasta los exteriores ayudan (de nuevo fundamental Diamantidis.

- Alternativas: Para nada descartables en un Obradovic que este año ha utilizado multitud de recursos zonales aunque siempre en periodos cortos de tiempo.



DATOS, CURIOSIDADES, CLAVES….

La experiencia es un grado

Panathinaikos

Dimitris Diamantidis: 4ª final four (Campeón 2007 y 09, sf 2005 con Panathinaikos).
Romain Sato: 2ª final four (sf 2008 con Siena)
Stratos Perperoglou: 2ª final four (campeón 2009 con Panathinikos)
Drew Nicholas: : 2ª final four (campeón 2009 con Panathinikos)
Mike Batiste: 4ª final four (campeón 2007 y 09 con Panathinaikos y sf 2005)
Kostas Tsartsaris: 4ª final four (campeón 2007 y 09 y sf 2005 con Panathinaikos)
Antonis Fotsis: 4ª final four (campeón 2000 y 09 y subcampeón 2001 con Panathinaikos)
Aleks Maric: 2ª final four (Sf Partizan 2010)
Ian Vougioukas: 2ª final four (Sf Olympiacos 2009)
Zeljko Obradovic: 13 ª final four (campeón 2000, 02 , 07 y 09 con Panathinaikos, 1992 con Partizan, 1994 con Joventut y 1995 con Real Madrid; subcampeón 2001 con Panathinaikos y sf 2005 con Panathinaikos, 1998 con Bennetton y 1996 con Real Madrid) * Como jugador, Zeljko Obradovic fue semifinalista de la final four de 1988 con el Partizan.

SIENA:

Lester McCalebb: 2ª final four (sf Partizan 2010)
Nikos Zisis: 3ª final four (campeón 2008 y finalista 09 con Cska)*
Marko Jaric: 3ª final four (finalista 2002 con Kinder, sf 99 con Fortitudo)*
Marco Carrareto: 2ª final four (Sf Siena 2008)
Shaun Stonerook: 2ª final four (Sf Siena 2008)
Tomas Ress: 2ª final four (Sf Siena 2008)
Ksistof Lavrinovic: 2ª final four (Sf Siena 2008)
Simone Pianigiani: 2ª final four (Sf Siena 2008) *

*: En 2001 la euroliga uleb se resolvió por el formato play off, bajo esta premisa Marko Jaric fue campeón de Europa con el Kinder de Bolonia y Nikos Zisis semifinalista con el AEK de Atenas.

Como asistente, Simone Pianigiani formo parte del staff técnico del Siena en las final four de 2003 y 2004.

Rimantas Kaukenas formaba parte de la plantilla del Siena en 2008, pero por una lesión no fue inscrito en la final four.

MEDALLISTAS: Amen de la experiencia en las distintas final four, gran parte de los jugadores poseen un currículo notable en el ámbito de selección (datos referidos a los combinados absolutos9.

Panathinaikos

Dimitris Diamantidis: Oro en el eurobasket 2005 y plata en el mundial 2006 con Grecia.

Nick Calathes: Bronce en el eurobasket 2009 con Grecia

Milenko Tepic: Plata en el eurobasket 2009 con Serbia.

Stratos Perperoglou: Bronce en el eurobasket 2009 con Grecia.

Antonis Fotsis: Oro en el eurobasket 2005, plata en el mundial 2006 y bronce en el eurobasket 2009 con Grecia.

Kostas Kaimakoglou: Bronce en el eurobasket 2009 con Grecia

Kostas Tsartsaris: : Oro en el eurobasket 2005 y plata en el mundial 2006 con Grecia.

Zeljko Obradovic: Oro en el mundial de 1998, oro en el eurobasket 1997, plata en los JJOO de 1996 y bronce en el eurobasket de 1999 con Yugoslavia (serbomontenegrina). Como jugador, oro en el mundial de 1990 y plata en los JJOO de 1988 con Yugoslavia.

Montepaschi Siena

Nikos Zisis: Oro en el eurobasket 2005, plata en el mundial 2006 y bronce en el eurobasket 2009 con Grecia.

Marko Jaric: Oro en el mundial de 2002 y oro en el eurobasket 2001 con Yugoslavia.

Rimantas Kaukenas: Bronce en el eurobasket 2007 con Lituania.

Ksistof Lavrinovic: Oro en el eurobasket 2003 y bronce en 2007 con Lituania.

¿DERROTA HISTORICA?:

Caer por 48 puntos en un partido de los cuartos de final es de por si realmente notable, pero si el Siena lograra llevarse la final four el dato pasaría a ser directamente histórico:

Mayores derrotas de un futuro campeón de Europa:



AÑO CAMPEÓN PEOR DERROTA PREVIA ESA TEMPORADA

58 Ask Riga -2 ante el CWKS Legia (cuartos final)
59 Ask Riga -8 ante el Honved Budapest (cuartos final)
60 Ask Riga Invicto
61 CSKA Moscú -5 ante el Ask Riga(vuelta final )
62 Bk Dinamo Tibilsi Invicto
63 CSKA Moscú -17 ante el R.Madrid (Final ida)
64 Real Madrid -11 ante el Spartak Brno (Final ida)
65 Real Madrid -17 OKK Beograd (vuelta sf)
66 Olimpia Milano -23 Slavia Praga (liguilla ¼)
67 Real Madrid -13 Slavia Praga (liguilla ¼)
68 Real Madrid -16 Spartak Brbo(liguilla ¼)
69 Cska Moscú -11 Real Madrid (liguilla ¼ en Moscú)
70 Varese -23 Cska Moscú (liguilla ¼)
71 Cska Moscú -15 Slavia Praga (sf ida)
72 Varese -8 Panathinaikos (sf vuelta)
73 Varese -21 CSKA (liguilla ¼)
74 Real Madrid -8 Radnicki (liguilla ¼)
75 Varese Invicto
76 Varese -9 Maes Pils
77 Maccabi -23 Varese (liguilla 1/2)
78 Real Madrid -16 Asvel Villaurbane (liguilla ½)
79 Bosna Sarajevo -27 Maccabi (liguilla ½)
80 Real Madrid -10 Maccabi (liguilla ½)
81 Maccabi -17 Nashua Den Bosch (liguilla ½)
82 Cantu -15 Partizan (liguilla ½)
83 Cantu -10 Maccabi (liguilla ½)
84 Roma -9 Bosna Sarajevo liguilla (½)
85 Cibona -9 Virtus Bolonia(liguilla ½)
86 Cibona -24 Milan (liguilla ½)
87 Tracer Milan -31 Aris (ida primera ronda)
88 Tracer Milan -25 Aris (liguilla 1/4)
89 Jugoplastika -13 Scavolini (liguilla ¼)
90 Jugoplastika -18 Maccabi (liguilla ¼)
91 Pop 84 Split -21 Aris (liguilla ¼)
92 Partizan -20 Estudiantes (liguilla 1/8)
93 Limoges -13 Virtus Bolonia (liguilla 1/8)
94 Joventut -24 Panathinaikos (liguilla 1/8)
95 Real Madrid -13 Scavolini y Panathinaikos (1/8)
96 Panathinaikos -24 Benetton (2º p. ¼)
97 Olympiacos -9 Estudiantes (1ªliguilla)
98 Kinder Bolonia -16 Olimpija Ljubljana (2ªliguilla)
99 Zalgiris -15 Fenerbahce (1ªliguilla)
00 Maccabi -12 Paok (2º 1/8)
01 Euroliga Kinder Bolonia -17 Tau (4º final)
01 Suproliga Panathinaikos -12 Cska (liguilla)
02 Panathinaikos -17 Olympiacos (top 16)
03 Barcelona -17 Cibona (liguilla)
04 Maccabi -11 Unicaja (liguilla)
05 Maccabi -12 Olimpija Ljubljana (liguilla)
06 Cska -10 Panathinaikos (liguilla)
07 Panathinaikos -21 Barcelona (top 16)
08 Cska -5 Unicaja (top 16)
09 Panathinaikos -25 Siena (liguilla)
10 Barcelona -7 Real Madrid (2º cuartos).
Derrotas 2011: Siena-48 (Olympiacos), R.Madrid -18 (Charleroi y Siena), Panathinaikos -7 (Baskonia), Maccabi -16 (Baskonia)

DUREZA MENTAL: De las 6 derrotas que ha sufrido el Panathinaikos, 4 han sido por un solo punto ¿capacidad de agarre o sufrimiento en los partidos apretados?

DOMINADORES: El Panathinaikos ha ganado 12 de las 13 ultimas ligas griegas, el Siena las ultimas 4 ligas. El Pao 5 de las ultimas 6 copas, el Siena las 3 ultimas…no parece que vaya a haber miedo a ganar.

CUENTAS PENDIENTES: En este tipo de partidos pueden ser un factor. Por un lado esta la eliminatoria de cuartos de final de 2009, con la inesperada reaparición de Lavrinovic y el papel de Spanoulis en Siena. Romain Sato se enfrenta a su ex equipo…aunque quizás quien realmente tenga una cuenta pendiente sea Marko Jaric.

Consigo mismo para demostrar que lo atípico de la parte final de su carrera no impide que sigue siendo un jugador de primer nivel (ojo que en el primer partido de Lega tras su gran serie de cuartos se iba hasta los 17 puntos en Pesaro)…y quizás otra con Zeljko Obradovic.

Si una espina le queda al gran técnico de Cacak esa puede ser el de su segunda etapa en la selección, encadenada a los dos últimos años de la primera etapa. Bronce en el eurobasket del 99, la derrota en las semifinales ante la Italia de Tanjevic se quedo corta ante la decepción que supuso la eliminación en cuartos de final de los juegos de Sydney ante Lituania. En un grupo que no poseía el talento de las anteriores versiones, los problemas físicos de un Danilovic que ya no jugaría el cruce de cuartos fueron la puntilla de una Yugoslavia que no obstante en la primera fase solo había cedido una derrota, ante la Canada de un bestial Steve Nash, en uno de los que quizás sea uno de los mejores encuentros de esa década a nivel de selecciones.
Pese a que ya en el 99 alguno de los ilustres nacionalizados habían empezado a entrar en la selección, Marko Jaric no entraría en ninguna de esas convocatorias…siendo clave en los éxitos con Pesic los dos años siguientes.
Ya bajo el nombre de Serbia y Montenegro, y tras un eurobasket de transición donde Dusko Vujosevic tenía que lidiar con una selección donde las ausencias( ya estaban clasificados para los juegos por su condición de campeones del mundo) y la lesión de Stojakovic marcarían el transito serbo montenegrino (de nuevo derrota en cuartos ante Lituania), Obradovic volvía a la selección para afrontar los juegos de Atenas.

De nuevo sin Jaric (que si había estado en Suecia), Serbia& Montenegro comenzaba cayendo en la primera jornada por un punto ante Argentina, con una canasta ganadora inverosímil de un Manu Ginobili que vengaba así la derrota de Indianápolis.



En la segunda jornada, victoria apurada ante Italia (obsérvese que Argentina e Italia fueron a la postre los dos finalistas)…antes de que llegara el desastre: derrota ante Nueva Zelanda en la tercera jornada (pese a su eliminación los oceánicos cayeron por 4 o menos puntos ante España, Italia y Argentina…), nueva decepción ante España…y hecatombe final en el duelo directo por pasar a cuartos al caer ante China. El fracaso era sonado, pero en el horizonte aparecía el eurobasket de 2005 con sede en la propia Serbia y donde todo parecía encaminado al resarcimiento de un grupo tocado. Por primera vez en su carrera, Obradovic convocaba a Jaric para un gran torneo en una selección donde Rakocevic sumaba jerarquía y donde los nuevos valores parecía hacerse un sitio. Tras una dura derrota inicial ante una España sin Gasol, Serbia y Montenegro cumplía el tramite ante Letonia e Israel para buscar la repesca de cuartos ante una Francia que había decepcionado en la primera fase. Todo parece encarrilado, hasta que aparece Toni Parker y los locales se descomponen quedando fuera de las eliminatorias y sin llegar a pisar Belgrado.
Tras el varapalo, la situación estalla y Obradovic apunta a los jugadores personalizando en un Marko Jaric al que acusa incluso de llegar a las manos con Igor Rakocevic… cierto o no, no parece que la relación de Obradovic y Jaric sea precisamente idílica. Un Obradovic, por cierto, que en sus primeros años de carrera como jugador a buen seguro se enfrento en diversas ocasiones con el padre de Marko, un Srecko Jaric que al igual que el hoy técnico de Cacak desempeñaba la función de base. Extraordinario tirador, Srecko Jaric fue parte fundamental en el Radnicki de los años 70, club con los que consiguió la liga de 1973 y la copa del 76. En competiciones europeas, el Radnicki, dirigido por Slobodan Ivkovic (hermano de Dusan), alcanzo las semifinales de la copa de Europa del 74 cayendo ante el Varese y la final de la Recopa del 77 donde los 30 puntos de Jaric (29 y 31 puntos en el doble enfrentamiento de semifinales ante el Joventut) no bastaban ante el Cantu (87-86 final). Posteriormente Jaric, sería pieza clave en el Sibenka que disputo dos finales de copa Korac a principios de los años 80.

RITMO: Si siempre resulta vital en los desenlaces de los partidos más comprometidos, la distinta filosofía (aunque nada es descartable en los griegos) de Siena y Panathinaikos hacen que el control del ritmo pueda ser vital, en especial para el equipo de Pianigiani mucho más cómodo cuando los partidos se tornan dinámicos.

TIRO EXTERIOR: Ninguno de los dos equipos es , a priori, un especialista en la materia, de ahí que el acierto en el triple puede suponer un sostén vital.

DEFENSA: Como siempre, clave, la del Siena más agresiva y menos académica intentara forzar la precipitación de un Panathinaikos que se caracteriza por su paciencia ofensiva. Por su parte el conjunto heleno tratara de imponer su mayor tono físico en las alas y en el juego interior.

JUEGO INTERIOR: La recuperación de Maric y el gran momento de Batiste, dan una ventaja en el poste bajo a los verdes, mientras que el Siena, que ha ganado en amplitud con un Akindele que puede tener minutos para el desgaste, tratara de explotar la polivalencia de la dupla Lavrinovic-Stonerook. La concentración de Rakovic puede ser clave.

¿UN AS EN LA MANGA?: Los triples de Kommatos en 2005, la presencia de Papadopoulos en 2002…este tipo de partidos son, en ocasiones, propicios para pequeñas sorpresas tácticas o ases en la manga en forma de jugadores poco utilizados. ¿Será Jaric un comodín en el puesto de alero? ¿Gozara Kaimakoglou de los minutos que suele disponer en liga? …muchos supuestos, todos ellos poco probables…pero nada descartables.

PRONOSTICO: Siena 55% Panathinaikos 45%

2 comentarios:

  1. Ya puedes descansar Ivan. Lo has escrito todo! No sé puede decir más de estos equipos.

    Permíteme una pregunta: eres de letras o ciencias?

    Un abrazo desde Barcelona

    Rafa Artero

    ResponderEliminar
  2. Pues ni de letras ni de ciencias, nunca he estudiado...

    ResponderEliminar